Arte islámico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mezquita de Córdoba.
Damasco: Mezquita omeya.
azulejo de lacería

Por arte islámico se conoce el estilo artístico desarrollado en la cultura generada por la religión islámica.

El arte islámico tiene una cierta unidad estilística, debido al desplazamiento de los artistas, comerciantes, mecenas y obreros. El empleo de una escritura común en todo el mundo islámico y el desarrollo de la caligrafía refuerzan esta idea de unidad. Concedieron gran importancia a la geometría y a la decoración que podía ser de tres tipos:

En arquitectura, crearon edificios con funciones específicas tales como mezquitas y madrazas, siguiendo el mismo patrón básico, aunque con diferentes formas. Prácticamente no hay arte de la escultura pero las realizaciones de objetos de metal, marfil o de cerámica, alcanzan con frecuencia una alta perfección técnica. Existe también una pintura y una iluminación en los libros sagrados y profanos.

Caracterizacióneditar

Para designarlo también se aplica incorrectamente el término arte árabe. Este error procede de una inexacta utilización de su significado, puesto que de las dos acepciones del término árabe, una es geográfica, aplicable a los naturales de Arabia, mientras que la otra es lingüística, los que hablan la lengua árabe. El arte musulmán o arte islámico de la Península Ibérica recibe la denominación de arte hispanomusulmán.

El islameditar

La era islámica, Hégira, comienza en el año 622, fecha en que Mahoma marcha de La Meca a Medina huyendo de la intransigencia mostrada por su predicación. A partir de esa fecha, junto a la fe religiosa, surgieron unas nuevas actitudes sociales y políticas que, en menos de un siglo, se expandieron desde el golfo de Bengala hasta el océano Atlántico.

El islam (‘sumisión’) tiene como base un libro sagrado, el Corán, que recoge la palabra de Allah (Dios) revelada a Muhammad (Mahoma), su mensajero o enviado. La comunicación del mensaje divino fue realizada en lengua árabe que pasó a convertirse en el idioma oficial y en el vehículo de unidad.

Además del Corán existe otra fuente primordial que se conoce con el nombre de sunna (costumbre, hábito o manera), relacionada con la figura del Profeta. La sunna se configura a base de hadiz o conjunto de actos o dichos de Muhammad, constituyendo una auténtica ciencia de la tradición.

Todo musulmán (muslim, creyente) tiene que realizar cinco manifestaciones o actos en las que se recogen básicamente el contenido dogmático de la religión y sus aspectos de culto o rito. Son los conocidos como pilares del islam: profesión de fe, oración, ritual, limosna, ayuno y peregrinación a la Meca. Cada uno de ellos tiene una especial incidencia en las expresiones artísticas. La profesión de fe o sahada (No hay más Dios que Dios y Muhammad su Profeta) explicita la no existencia del concepto de encarnación del cristianismo e hinduismo, al mismo tiempo que proclama que Muhammad es sólo el mensajero de Dios. Ello comporta la primacía del mensaje sobre el mensajero, del mismo modo que es, sin duda, la clave para el desarrollo que adquiere la escritura como motivo decorativo -la epigrafía- dentro del arte islámico. Refleja, al mismo tiempo, la tendencia anicónica latente en el islam desde los primeros momentos si bien, no por ello, la figuración dejó de contar con cierta presencia aunque en ámbitos restringidos. Esta tendencia anicónica propiciará el gran desarrollo de motivos geométricos y vegetales con un grado de abstracción cada vez mayor que, junto a los epigráficos, definirán la ornamentación en el arte islámico.

La oración o salat es el precepto según el cual los musulmanes deben orar regularmente cinco veces al día. Ello exige un estado de limpieza ritual o abluciones, un espacio suficiente para prosternarse e inclinar la cabeza hasta el suelo y una correcta orientación hacia La Meca. Consecuencia de estas obligaciones es la existencia de un edificio, la mezquita (masyid o lugar para prosternarse) con un muro qibla donde se halla el mihrab o nicho que señala la correcta orientación a La Meca. Las mezquitas suelen contar con un patio (sahn) en el que existe una fuente (mida) para las abluciones o limpieza corporal. Otros elementos asociados son el minbar o especie de púlpito con gradas para el jutba (sermón del viernes), la maqsura o acotamiento destinado a las autoridades, el alminar (manara) desde cuya azotea el muecín llama a la oración y también utilizan las alfombras de oración (sayyada) para mayor limpieza en el desarrollo de la oración.

La obligación de dar limosna (zakat) produce en el terreno artístico la fundación de instituciones de caridad como madrasas o escuelas teológicas donde se enseña el Corán, maristan u hospitales, hamman o baños y fuentes públicas. El ayuno (sawn) durante el mes de Ramadán, noveno del calendario lunar islámico, tiene menor trascendencia artística aunque puede concretarse en ciertos objetos realizados para las fiestas de ruptura del ayuno celebradas al final del Ramadán.

El último precepto, la peregrinación a La Meca (hayy), al menos una vez en la vida, permite el intercambio de ideas entre los países más alejados, la producción de obras especiales como los paños que el califa envía anualmente para cubrir La Kaaba o los certificados ornamentales de la peregrinación.

La religión, así pues, constituye el gran elemento unificador del amplio territorio y el dilatado marco temporal -siglo VII hasta la actualidad- por el que se ha expandido el islam. No obstante, este desarrollo espacio- temporal ha generado una enorme variedad de manifestaciones artísticas. Lógicamente, las condiciones geográficas - desde desiertos a zonas mesetarias o montañosas- así como los factores históricos y los consiguientes sustratos de civilización preexistentes en cada ámbito cultural han incidido de forma decisiva en las expresiones artísticas, determinando su diferente evolución y sus distintas peculiaridades. Sin embargo, estos condicionamientos y la asimilación de rasgos de todas aquellas culturas con las que ha ido manteniendo contacto, no ha llevado al arte islámico a convertirse en una mera repetición de formas y elementos ajenos. Al contrario, mediante la selección de entre un vasto repertorio y su utilización adecuada a su diferente función, ha logrado un arte profundamente original.

Historia del arte islámicoeditar

Los inicios del arte islámico ( siglos del VII al IX )editar

Antes de las dinastíaseditar

Poco se sabe sobre la arquitectura antes de la dinastía Omeya. El primero y más importante edificio islámico es, sin duda, la casa del Profeta en Medina. Esta casa, más o menos mítica, fue el primer lugar donde los musulmanes se reunieron para rezar, aunque la religión musulmana cree que la oración se puede hacer en cualquier lugar.

La casa del Profeta tuvo una gran importancia para la arquitectura islámica, puesto que establece el prototipo de la mezquita de diseño árabe, formada por un patio con una sala de oración hipóstila. Este modelo, adaptado a la oración, no nació de la nada, podría estar inspirado por el templo de Husa ( Yemen, siglo II a. C. ) o por la sinagoga Dura Europos ( renovada en el año 245).1 Construida con materiales perecederos (madera y barro), la casa del Profeta no sobrevivió por mucho tiempo, pero está descrita con detalle en las fuentes árabes.2 Actualmente, la Gran Mezquita de Medina se eleva en el lugar donde supuestamente se encontraba la casa del Profeta.

Los primeros objetos islámicos son muy difíciles de distinguir de los objetos de épocas anteriores sasánidas y bizantinas, o ya omeyas. De hecho, el islam nació en efecto, en las zonas donde el arte parece haber sido poco abundante,3 pero rodeadas de imperios notables por su producción artística. Es por ello que, en los inicios del islam, los artistas islámicos utilizaron las mismas técnicas y los mismos motivos que sus vecinos.4 Se conoce, especialmente, una abundante producción de cerámica sin brillo, como lo demuestra un célebre tazón que se conserva en el Museo del Louvre, cuya inscripción nos asegura que su fabricación se remonta a la época islámica. El tazón proviene de uno de los pocos lugares arqueológicos que realiza un seguimiento de la transición entre el mundo preislámico y el islam: El de Susa en Irán.5

El arte omeyaeditar

Entre los Omeyas, la arquitectura religiosa y civil crece con la introducción de nuevos conceptos y diseños. De este modo, el plano árabe, con patio y sala de oración hipóstila, se convierte en un plano-modelo a partir de la construcción, en el lugar más sagrado de la ciudad de Damasco - en el antiguo templo de Júpiter y en el lugar donde estuvo la Basílica de San Juan Bautista - de la Gran Mezquita de los Omeyas. El edificio fue un importante hito para que los constructores (y los historiadores del arte) situaran allí el nacimiento del plano árabe. Sin embargo, recientes trabajos de Myriam Rosen-Ayalon nos sugieren que el plano árabe nació un poco antes, con el primer proyecto que se hizo para construir la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén.6

La Cúpula de la Roca en Jerusalén es, sin duda, uno de los edificios más importantes de toda la arquitectura islámica, caracterizado por una fuerte influencia bizantina ( mosaicos con fondo de oro, plano centrado que recuerda el del Santo Sepulcro ), pero que ya tiene elementos puramente islámicos, como el gran friso con inscripciones religiosas del Corán.7 Su modelo no se propagó, y el que Oleg Grabar considera como el primer monumento que fue una gran creación estética del islam,8 quedó sin posteridad.9

Los Castillos del desierto en Palestina nos ofrecen mucha información sobre la arquitectura civil y militar de la época, aunque su función exacta está aún en estudio: ¿parada para las caravanas, lugares de descanso, residencias fortificadas, palacios con fines políticos que permitían la reunión entre el califa y las tribus nómadas? Los especialistas se esfuerzan por descubrirla, y parece que su uso ha variado en función del lugar donde se encuentren.10 Anjar fue una ciudad encontrada completa y que nos informa sobre un tipo de urbanismo aún muy cercano al de la antigua Roma, con cardo y decumano, como en Ramla.11

Además de la arquitectura, los artesanos trabajaban la cerámica, a menudo no esmaltada,12 a veces con un vidriado monocromo transparente, verde o amarillo, y también trabajaron el metal. Sigue siendo muy difícil diferenciar estos objetos de los del período pre-islámico, los artesanos reutilizaron elementos occidentales (follaje vegetal, hojas de acanto, etc) y sasánidas.13

En la arquitectura como en las artes mobiliarias , los artistas y artesanos omeyas no inventaron nuevas formas o métodos, sino que reutilizaron de manera espontánea las de la Antigüedad tardía mediterránea e iraní y las adaptaron a su diseño artístico, por ejemplo, mediante la sustitución en la gran mezquita de Damasco de los elementos figurativos que tenían los mosaicos bizantinos, por dibujos de árboles y ciudades. En los castillos del desierto se reflejan en particular estos préstamos y adaptaciones. La mezcla de tradición y readaptación de motivos y elementos arquitectónicos, fue creando, poco a poco, un arte típicamente musulmán,14 palpable sobre todo en la estética de los arabescos, presente a la vez que en los monumentos en los objetos o en las páginas de los Coranes iluminados.15

El arte abásidaeditar

Copa con pétalos de rosa, ( siglo VIII / siglo IX ), Irán.

Con el desplazamiento de los centros de poder hacia el este, dos ciudades que serían sucesivamente capitales del califato cobraron gran importancia: Bagdad y Samarra en Irak. La ciudad de Bagdad no ha podido ser excavada porque está cubierta por la ciudad comtemporánea. La conocemos por varias fuentes, que la describen como una ciudad circular en cuyo centro se construyeron grandes mezquitas y palacios. Samarra ha sido objeto de varias excavaciones, especialmente de Ernst Herzfeld y más recientemente de Alastair Northedge. Creada por Al-Mutasim, en el año 836, abarca unos treinta kilómetros 2, y tenía además de muchos palacios, dos grandes mezquitas y varios cuarteles. Abandonada definitivamente a la muerte de Al-Mu'tamid en el año 892 nos ofrece un hito cronológico fiable.16

Samarra nos ha proporcionado una gran cantidad de mobiliario, especialmente estuco que servía como decoración arquitectónica y cuyos motivos pueden servir para la datación aproximada de los edificios.17 El estuco también se encuentra en el arte mobiliario desde el Egipto tulunida hasta Irán, sobre todo acompañando a la madera en la decoración.18

El arte de la cerámica conoció por lo menos dos grandes innovaciones: la invención de la fayenza y la cerámica de brillo metálico que perdurarán durante mucho tiempo después de la desaparición de la dinastía.19 En el islam, se llama faience a una masa de pasta arcillosa, cubierta con un esmalte opaco tratado con óxido de estaño, y decorada. Las imitaciones de porcelana china20 se multiplicaron entonces gracias al óxido de cobalto, utilizado desde el siglo VIII en Suse,21 y que permite decorados en azul y blanco. El repertorio de motivos es todavía bastante limitado: motivos vegetales e inscripciones.22

El brillo metálico habría nacido en el siglo IX, tal vez por la incorporación a la cerámica de un producto ya existente y que era utilizado en el vidrio.23 La cronología de esta invención y de los primeros siglos es muy difícil y ha dado lugar a muchas controversias. Los primeros brillos metálicos serían policromados, sin imágenes y a partir del siglo X pasarían a ser figurativos y monocromos, si hemos de creer la opinión más comúnmente aceptada, que se basa, en parte, en el mihrab de la Mezquita de Kairuán.24 También se producía vidrio transparente u opaco, decorado por soplado en un molde o mediante la adición de otros elementos.25 Hay varios ejemplos de tallado de vidrio, el más famoso es probablemente el tazón de las liebres, que se conserva en el tesoro de San Marcos en Venecia.,26 y la decoración arquitectónica en este material que ha sido hallada en Samarra.

La época medieval (siglo IX – siglo XV)editar

Desde el siglo IX el poder de la dinastía Abbasida es desafiado en las provincias más alejadas del centro de Iraq. La creación de un califato chií rival, el califato de la dinastía fatimí, seguido del califato de los Omeyas de España, dio cuerpo a esta oposición. También aparecieron pequeñas dinastías de gobernadores autónomos en Irán.

España y el Magrebeditar

Gran Mezquita de Córdoba, sala de oración.

La primera dinastía que se instaló en España (en Al-Ándalus) fue la de los Omeyas de España. Como su nombre indica, este linaje desciende del de los grandes Omeyas de Siria, diezmado en el siglo IX. La dinastía Omeya en España fue sustituida después de su caída por diversos reinos independientes, los reyes de taifas (1031 - 1091), pero la producción artística en este período no difiere demasiado tras este cambio político. Al final del siglo XI, dos tribus bereberes tomaron sucesivamente el poder en el Magreb y en España, entonces en plena Reconquista, los almorávides y los almohades del norte de África, que aportaron su influencia magrebí al arte.

Sin embargo, los reyes cristianos fueron reconquistando la España islámica, que quedó reducida a la ciudad de Granada en el siglo XIV con la dinastía Nazarí, que consiguió mantenerse hasta el año 1492.27

Píxide de Al-Mughira, 968, caja de marfil omeya expuesta en el Museo del Louvre .

En el Magreb, los meriníes tomaron la antorcha de los almohades en el 1196. Desde su capital Fez participaron en muchas expediciones militares, tanto en España como en Túnez, de donde no pudieron desalojar a los hafsides, una pequeña dinastía firmemente establecida allí. Los meriníes vieron disminuir su poder a partir del siglo XV y fueron sustituidos de forma definitiva por la dinastía Sharifs en el 1549. La dinastía Hafsides gobernó hasta su desalojo por los turcos Otomanos en el 1574.28

Al-Andalus fue un lugar de gran cultura en la época medieval. Además de importantes universidades como la de Averroes, que permitió la difusión de la filosofía y la ciencia desconocida para el mundo occidental, este territorio fue también un lugar en el que floreció el arte. En arquitectura, es evidente la importancia de la Gran Mezquita de Córdoba, pero esto no debería eclipsar otros logros como la mezquita de Bab al-Mardum en Toledo o la ciudad califal de Medina Azahara. También es especialmente importante el palacio de la Alhambra en Granada. Varios rasgos caracterizan la arquitectura de España: los arcos de herradura derivados de modelos romanos y visigodos.29 Los arcos polilobulados, muy habituales y que son típicos de toda la época islámica. La forma del mihrab, como una pequeña habitación, es también un rasgo bastante característico de España.30

Torre en Rabat ( Marruecos ).

Entre las técnicas que utilizaron para la fabricación de objetos, el marfil fue ampliamente utilizado para la fabricación de cajas y cofres. La Píxide de Al-Mughira es una obra maestra, con muchas escenas figurativas y difíciles de interpretar.31

Los tejidos, de sedas, en particular, fueron en su mayor parte exportados y se pueden encontrar en muchos tesoros de las iglesias occidentales envolviendo los huesos de los santos.32 En la cerámica, predominaron las técnicas tradicionales, sobre todo el brillo metálico, que se usó en las baldosas o en una serie de vasos conocida como vasos de la Alhambra.33 A partir del reinado de las dinastías magrebíes, también hubo un gusto por trabajar la madera, tallada y pintada: el Minbar de la mezquita de Kutubiyya de Marrakech, datado en 1137, es uno de los mejores ejemplos.34

La arquitectura de África del Norte es relativamente desconocida por falta de investigación después de la descolonización. Las dinastías almorávides y almohades se caracterizan por una búsqueda de austeridad que se ejemplifica en las mezquitas con las paredes desnudas. Las dinastías merinides y hafsides patrocinaron una arquitectura muy importante pero poco conocida y un notable trabajo en madera pintada, tallada y taraceada.35

Egipto y Siriaeditar

Mezquita de al-Azhar, patio.

La dinastía fatimí, que es una de las pocas dinastías del mundo islámico chiíta, gobernó en Egipto entre el 909 y el 1171. Nacida en Ifriqiya en el 909, llegó a Egipto en el 969, donde fundó la ciudad califal de El Cairo, al norte de Fustat, que siguió siendo un importante centro económico. Esta dinastía alumbró una importante arquitectura religiosa y profana, cuyos restos incluyen las mezquitas de al-Azhar y al-Hakim, y las murallas de El Cairo, construidas por el visir al-Badr Jamali. También fue el origen de una rica producción de objetos de arte en una amplia gama de los materiales: madera, marfil, cerámica pintada con esmalte brillante, plata, incrustaciones de metal, vidrio opaco, y sobre todo, cristal de roca. Muchos artistas eran cristianos coptos, como lo demuestran las numerosas obras con iconografía cristiana. 36 Estos constituían la religión mayoritaria durante el reinado particularmente tolerante de los fatimitas. El arte se caracteriza por una rica iconografía, que explota mucho la figura humana y animal en las representaciones animadas, que tiende a liberarse de elementos puramente decorativos, como las manchas de color en la cerámica esmaltada. Se enriqueció, tanto estilística como técnicamente, a través de sus contactos con las culturas de la cuenca mediterránea, sobre todo Bizancio. La dinastía fatimita fue también la única que produjo escultura, a menudo en bronce.37

Al mismo tiempo, en Siria, asumieron el poder los atabegs, es decir, los gobernadores árabes de los príncipes selyúcidas. Muy independientes, se apoyaron en la enemistad entre los príncipes turcos y ayudaron en gran parte a los cruzados francos. En 1171, Saladino tomó el Egipto fatimida, y puso en el trono a la efímera dinastía ayubida.38 Este período no fue muy rico en arquitectura, lo que no impidió la renovación y mejora de las defensas de la ciudad de El Cairo. La producción de objetos valiosos no se detuvo. La cerámica pintada con esmaltes brillantes, y con incrustaciones de metal de alta calidad se siguieron produciendo y el vidrio esmaltado surgió a partir del último cuarto del siglo XII, como se ve en una serie de vasos y botellas de este período.39

Baptisterio de San Luis, arte Mameluco ( principios de siglo XIV. ).

Los Mamelucos arrebataron el poder a los Ayyubidas de Egipto en el año 1250 y se instalaron en el 1261 en Siria, derrotando a los mongoles. No son, estrictamente hablando, una dinastía, porque los soberanos no reinan de padre a hijo: de hecho, los Mamelucos son esclavos turcos liberados, que (en teoría ) comparten el poder entre compañeros de libertad. Este gobierno paradójico se sostuvo casi tres siglos, hasta el 1517, y dio lugar a una arquitectura muy abundante en piedra, compuesta por grandes complejos hechos para los sultanes o emires, especialmente en El Cairo.40 La decoración se realiza con incrustaciones de piedras de diferentes colores, así como con un exquisito trabajo en madera que consistió en incrustaciones de motivos geométricos radiantes hechos en marquetería. Se utilizó también el esmalte y el vidrio, y lo que es más importante, las incrustaciones de metal: de este período data el Baptisterio de San Luis, uno de los objetos islámicos más famosos, realizado por el oefebre Muhammad ibn al- Zayn

Irán y Asia centraleditar

Los Il-khanideseditar
Azulejo esmaltado del camello, Irán. Siglo XIV. Museo del Louvre.

Bajo estos pequeños khanes, originalmente sometidos al emperador Yuan, pero rápidamente independizados, se desarrolló una rica civilización. La actividad arquitectónica se intensificó a medida que los mongoles se hicieron sedentarios y siguió estando más o menos marcada por las tradiciones de los nómadas, como queda demostrado en la orientación norte - sur de los edificios.41 Sin embargo, existe una importante influencia persa y la vuelta a las tradiciones ya establecidas, como el plano iraní. La tumba de Oldjaïtou en Sultaniya fue uno de los monumentos más impresionantes de Irán, pero lamentablemente está muy deteriorado y casi destruido. También, durante esa dinastía nació el arte del libro persa, en importantes manuscritos como el Jami al-tawarikh mandado hacer por el visir Rashid al-Din.

Aparecieron nuevas técnicas en la cerámica, como la de lajvardina, y se ven influencias chinas en todas las artes.42

La Horda de Oroeditar
La construcción de un muro, de Behzad.

El arte de estos nómadas es muy poco conocido. Los investigadores, que apenas están empezando a interesarse en ellos, han descubierto que hubo una planificación urbana y una arquitectura en estas regiones. Se desarrolló también una importante orfebrería y la mayor parte de sus obras muestran una fuerte influencia china. Conservadas en el Museo del Hermitage de San Petersburgo, apenas comienzan a ser estudiadas.

Fue la tercera invasión de los nómadas, la de las tropas de Tamerlán, la que fundó el tercer gran período medieval iraní: el de los Timurides. El desarrollo en el siglo XV de esta dinastía, dio lugar a la cúspide del arte del libro persa, con pintores como Behzad, y muchos mecenas. La arquitectura y el urbanismo persa, a través de monumentos como los de Samarcanda, en particular, experimentaron igualmente una edad de oro. La decoración en cerámica y las bóvedas con mocárabes son particularmente impresionantes. Existe una fuerte influencia del arte del libro y de China en todos los demás ámbitos. Es, en parte, el período Timurida el que dio cohesión al arte persa, permitiéndole florecer más tarde en el gran imperio de los Sefávidas.

Anatoliaeditar

Continuando en su impulso, los turcos seldyúcidas continuaron sus conquistas hasta Anatolia. Después de la batalla de Manzikert en 1071 formaron un sultanato independiente del de sus primos iraníes. Su poder parece extenderse desde 1243 hasta las invasiones mongolas, pero las monedas siguieron siendo acuñadas con sus nombres hasta el año 1304. La arquitectura y los objetos sintetizan los distintos estilos, tanto de Irán como de Siria. El arte del trabajo de la madera dará obras maestras,43 y sabemos de un único manuscrito ilustrado que data de ese periodo.44

Los turkmecos, que son nómadas en la región del lago Van, son muy poco conocidos. Se les conocen, sin embargo, varias mezquitas como la Mezquita Azul de Tabriz y tendrán una influencia decisiva tanto en Anatolia, después de la caída de los Seldjoukidas de Rum, como en Irán durante la dinastía Timurida. En efecto, a partir de siglo XIII, Anatolia estaba dominada por pequeñas dinastías turcomanas, que decidieron apropiarse gradualmente de los territorios bizantinos. Poco a poco surge una dinastía: la de los Otomanos, los llamados "primeros Otomanos" antes de 1453. Patrocinaron sobre todo la arquitectura, donde se busca la unificación de los espacios mediante el uso de cúpulas. En la cerámica también se sentaron las bases para lo que se convertiría en el arte otomano propiamente dicho con la cerámica de Mileto y los primeros azules y blancos anatolios.45

Indiaeditar

Mezquita de Quwwat al-Islam, en Delhi.

La India, conquistada por los Ghaznévidas y Ghurides en el siglo IX, no se independizó hasta el año 1206 cuando los Muizzî o reyes-esclavos, llegaron al poder, marcando el nacimiento del sultanato de Delhi. Más tarde, surgieron otros sultanatos competidores en Bengala, Cachemira, Guyarat, Jawnpur, Malwa y en el norte del Deccan (Bahmanidas).

Se alejaron gradualmente de las tradiciones persas, dando nacimiento a una arquitectura y un urbanismo originales teñidos de sincretismo con el arte hindú. La producción de objetos está poco estudiada hasta este momento, pero sabemos de un importante arte del libro.46 El período de los sultanatos termina con la llegada de los Mogoles que poco a poco conquistaron toda la región.

Técnicas del arte islámicoeditar

El urbanismo, la arquitectura y su decoracióneditar

Minarete de Mequinez, Marruecos .

La Arquitectura adopta muchas formas diferentes en el mundo islámico, a menudo su relación con la religión musulmana: la mezquita es una de ellas, pero la madraza y los lugares de retiro son también edificios típicos de los países del islam adaptados a la práctica del culto.47

Los tipos de edificios varían mucho según los períodos y las regiones. Antes del siglo XIII, en la cuna del mundo árabe, es decir, en Egipto, en Siria, en Iraq y en Turquía, casi todas las mezquitas siguen el llamado plano árabe,48 con un gran patio y una sala de oración hipóstila, pero que varían enormemente en su decoración e incluso en sus formas: en el Magreb las mezquitas adoptaron un plano en «T» con naves perpendiculares a la qibla, mientras que en Egipto y Siria las naves son paralelas. Irán tiene sus propias especificidades como el uso del ladrillo y la decoración en estuco y cerámica,49 el uso de formas particulares a menudo tomadas del arte Sasánida como los Iwan (porches de entrada abiertos por un gran arco) y el arco persa.50 En España, hay más bien un gusto por una arquitectura coloreada con el uso de arcos variados (de herradura, polilobulados, etc.).51 En Anatolia, bajo la influencia de la arquitectura bizantina, pero también debido a evoluciones específicas en el plano árabe en esta región, se construyeron las grandes mezquitas otomanas de cúpula singular y desproporcionada.52 En la India mogol los planos se fueron alejando gradualmente del modelo iraní, destacando mucho en sus edificios la cúpula bulbosa.53

El arte del libroeditar

Detalle de una pintura árabe, (siglo XIII).

El arte del libro incluye tanto la pintura, la encuadernación, la caligrafía y la iluminación. Es decir, arabescos y dibujos en los márgenes y en los títulos.54

Se divide tradicionalmente el arte del libro en tres ámbitos distintos: Árabe para los manuscritos sirios, egipcios, de Jezirah, e incluso otomanos del Maghgreb (pero éstos también pueden ser considerados por separado). Persa para los manuscritos creados en Irán, en particular durante el período mongol. Indio para las obras mogolas. Cada uno de estos ámbitos tiene su propio estilo, dividido en diferentes escuelas, con sus propios artistas y sus convenciones. Las evoluciones son paralelas, aunque parece evidente que ha habido influencias entre las escuelas, e incluso entre zonas geográficas, a través de los cambios políticos y los frecuentes desplazamientos de los artistas.55

Las llamadas artes « menores »editar

Aspersorio de vidrio soplado, siglo XII – siglo XIII.

Son conocidas en Europa como artes menores las artes decorativas. Sin embargo, en las tierras del islam, como en muchas culturas de fuera de Europa o antiguas, estas artes se han utilizado ampliamente con fines más artísticos que utilitarios y han alcanzado tal punto de perfección que no se pueden clasificar como artesanía.56 Por lo tanto, si los artistas islámicos no se interesaron en la escultura por razones principalmente religiosas,57 nos dejaron pruebas de un ingenio y una maestría notable en las artes del metal, la cerámica, el cristal, y el cristal de roca; y también en piedras duras como la calcedonia, el tallado en madera, la marquetería y el marfil, ...

Motivos, temas e iconografía del arte islámicoeditar

Cuando se menciona el término arte islámico, a menudo se piensa en un arte sin imágenes compuesto enteramente de motivos geométricos y arabescos. Sin embargo, hay muchas representaciones de figuras en las artes del islam, particularmente en todo aquello que no está comprendido dentro del ámbito de la religión.

Arte y religióneditar

Las religiones han jugado un papel importante en el desarrollo del arte islámico, que a menudo se ha utilizado con fines sagrados. Se piensa, por supuesto, en la religión musulmana. Sin embargo, el mundo islámico no tuvo una mayoría musulmana hasta el siglo XIII y otras creencias también han desempeñado un papel importante en el islam. El cristianismo, particularmente, en un área que va desde Egipto hasta la actual Turquía.58 El zoroastrismo, especialmente en el mundo irání. El hinduismo y el budismo en el mundo indio y el animismo en todo el Magreb.

Arte y literaturaeditar

Shahnameh, finales del siglo XVI.

Sin embargo, no todo el arte islámico es religioso, y los artistas también utilizaron otras fuentes, entre ellas la literatura. La literatura persa, como el Shahnamé , la epopeya nacional compuesta a principios del siglo X por el poeta persa Ferdousí, los Cinco Poemas o Jamsé de Nezamí en el (siglo XII), es también una fuente importante de inspiración para muchos motivos que se encuentran tanto en el arte del libro como en los objetos (cerámicas, tapices, etc ).59 Las obras de los poetas místicos Saadi y Djami también han dado lugar a muchas representaciones. El al-Jami tawarikh , o Historia Universal, compuesta por el visir ilkaní Rashid al-Din a comienzos de siglo XIV ha sido la inspiración de numerosas representaciones en todo el mundo islámico.60

La literatura árabe no es la única con representaciones; las fábulas de origen indio Calila y Dimna o el Maqamat de Al-Hariri y otros textos fueron frecuentemente ilustrados en los talleres de Bagdad o Siria.

La literatura científica, como los tratados de astronomía o mecánica también tienen ilustraciones.

Motivos abstractos y caligrafíaeditar

Caligrafía tuluth. Mequinez, Marruecos.

Los motivos decorativos son muy numerosos en este arte y muy variados, desde los motivos geométricos hasta los arabescos. La caligrafía en las tierras del islam está considerada como un arte, incluso sagrado, habida cuenta de que las suras del Corán se consideran como palabras divinas y que las representaciones de los seres vivos están excluidas de los libros y lugares religiosos, la caligrafía merece una atención especial, no solo en el ámbito religioso, sino también en las obras profanas.61

Las representaciones figurativaseditar

A menudo se piensa que el arte islámico es totalmente anicónico, sin embargo, se pueden observar numerosas figuras humanas y animales en la cerámica. Las imágenes religiosas del profeta Mahoma, de Jesús y del Antiguo Testamento así como de los imanes, también dieron lugar a representaciones que, según épocas y lugares, tienen el rostro velado o no. La cuestión de la representación figurativa en el islam es aún hoy muy compleja.62

El conocimiento de las artes del islam en el mundoeditar

Historiografía del arte islámicoeditar

El arte islámico ha sido durante mucho tiempo conocido en Europa gracias a las numerosas importaciones de materiales preciosos (seda, cristal de roca), que se hicieron en la época medieval. Muchos de estos objetos se han convertido en reliquias y se conservan actualmente en los tesoros de las iglesias del mundo occidental.63 Sin embargo, la historia del arte islámico como una ciencia es una disciplina muy reciente en comparación, por ejemplo, con la de otras artes antiguas. Por otro lado, las excavaciones de arte islámico han sido víctimas a menudo de arqueólogos que deseosos de acceder rápidamente a los niveles más antiguos, saquearon los niveles más modernos.

Nacida en el siglo XIX e impulsada por el movimiento orientalista, esta disciplina evolucionó marcada por muchos vaivenes, debidos a acontecimientos políticos y religiosos mundiales. La colonización, en particular, fomentó el estudio de algunos países - así como la aparición de colecciones europeas y americanas -, pero períodos enteros de la historia han quedado olvidados.64 Del mismo modo, la Guerra Fría, ha ralentizado considerablemente el estudio de las artes del islam, impidiendo la difusión de estudios y descubrimientos.

Grandes colecciones de arte islámicoeditar

Tiesto de las aves, Siria, de principios de siglo XIII, Museo del Louvre .

Como sucede a menudo, las grandes colecciones de arte islámico están más bien en el mundo occidental, en el Museo del Louvre, Museo Metropolitano de Arte, Museo Británico y Victoria and Albert Museum en particular. Sin embargo, existen colecciones en otros lugares, entre ellas las del Museo de Arte Islámico de El Cairo, Egipto, o el Museo de Arte Islámico de Doha, Catar. La Fundación Gulbenkian Lisboa y la colección Khalili también conservan numerosas piezas. Los museos americanos, como la Galería Freer de Washington, tienen fondos muy importantes, tanto de objetos como de manuscritos. El Museo Corning del Vidrio de Nueva York posee uno de las colecciones de vidrios islámicos más grande del mundo. En cuanto a los manuscritos, tenemos que señalar grandes bibliotecas como la British Library o la Biblioteca Nacional de Francia, cuyos fondos orientales están bastante completos aunque los museos conservan también páginas ilustradas y manuscritos.

Grandes lugares arqueológicos del arte islámicoeditar

Se están haciendo muchos progresos en el estudio de la producción de objetos y de la arquitectura islámica más antigua, especialmente en Iraq, Samarra o Susa o incluso en el El Cairo. A pesar del contexto actual, los principales yacimientos están siendo excavados en todo el mundo islámico desde Pakistán hasta el Magreb.

Véase tambiéneditar

En Españaeditar

Notaseditar

  1. Stierlin, Henri. La arquitectura islámica. París: PUF, 1993. p. 9 - 10
  2. Hillenbrand, Robert. La arquitectura islámica, la forma, función y meaningNew York: Columbia University Press. p. 39
  3. Grabar, Oleg. La formación del arte islámico. [Ed. Yves Thoraval] París: Flammarion, col. Campos, 2000. p.105 - 107.
  4. Podemos considerar al arte islámico como una acumulación de estructuras y formas que señalan a los cuatro rincones del mundo conquistado. Grabar, Oleg. p. 296.
  5. Sophie Makariou (ed). Suse, terracota Islámica. Snoeck, 2005.
  6. Rosen Ayalon, Myriam. El arte islámico y Arqueología en Palestina. París: PUF, 2002
  7. O. Grabar. La Cúpula de la Roca, jewelof Jerusalén. 1997
  8. Grabar, Oleg. La formación del arte islámico. [Ed. Yves Thoraval] París: Flammarion, col. Campos, 2000. p.72.
  9. Hillenbrand, Robert. Archiitecture Islámica, forma, función y meaningNew York: Columbia University Press, p. 20. Esta observación, sin embargo, podría ser rebatida por algunos trabajos recientes, y el plano de la Cúpula de la Roca podría tener su réplica en la Gran Mezquita de Kairuán, según la disposición de sus columnas y capiteles.
  10. Hillenbrand, Robert. Arquitectura islámica, forma, función y meaning New York: Columbia University Press, p. 384 - 390.
    Grabar, Oleg. La formación del arte islámico. [Ed. Yves Thoraval] París: Flammarion, col. Campos, 2000. p. 193 - 236
  11. Bernus-Taylor, Martha. "El arte de islam en la Edad Media, el cristianismo y el islam. París: Flammarion, 1996. p. 456 - 457.
  12. Makariou, Sophie. SuSE, terracota Islámica. Snoeck, 2005
  13. "Si la producción de objetos artísticos durante los primeros ciento veinticinco años del periodo musulmán se discute mucho, es porque la cultura material cambió muy poco durante el primer siglo y cuarto después de la conquista musulmana "Grabar y Etinghausen,El arte islámico y la arquitectura, 650 - 1250. New Haven y Londres: Yale University Press, 2001. p. 39.
  14. En un país rico en tradiciones antiguas, frente al Mediterráneo, conectado por vías navegables (el Éufrates, y por tanto el Océano Índico) y rutas terrestres con el resto del mundo y el extremo Irán oriental, se yuxtaponen y entrelazan elementos cristianos, helenísticos y sasánidas que gradualmente produjeron un arte original. Bernus-Taylor, Martha. El arte del islam. París: RMN, 2001. p.9
  15. Grabar, Oleg. La formación del arte islámico. [Ed. Yves Thoraval]. París: Flammarion, col. "Champs", 2000. p. 291 - 299
  16. Ver diferentes publicaciones Alastair Narthedge, en particular: "Samarra", en Enciclopedia del islam. Brill, 2.ª edición. Comentarios a Samarra y la arqueología de las grandes ciudades. Antigüedad, en marzo de 2005.
  17. Herzfeld, Ernst. WanndschmuckDer von der Bauten Samarra. Berlín, 1923
  18. Véase, por ejemplo, el panneau à l'oiseau stylisé AO 6023 en el Museo del Louvre
  19. Grabar, Oleg; Ettinghausen, Richard. Arte islámico y la arquitectura 650 - 1250. Londres y New Haven: Yale University Press, 2001. p. 68 - 69
  20. las relaciones con China en este momento son difíciles pero existen. La cerámica china se han encontrado en varios sitios como Suse y Siraf. Véase, por ejemplo Soustiel, Jean. La cerámica islámica. Friburgo, la oficina del libro, 1985.
  21. de acuerdo a la investigación de Monik Kervran, publicada en los cuadernos de la Delegación Arqueológica Francesa en Irán
  22. Según Grube, las inscripciones sirven para reconocer las piezas en las distintas colecciones. Grube, Ernst J. Islamic Pottery of the Eight to the Fifteenth Century in the Keir Collection. Londres, 1976.
  23. Para vidrio con brillo, ver Carboni, S. Glass of the sultans. [Expo. Corning, Nueva York, Atenas. 2001 - 2002] New York: Metropolitan Museum of Art, 2001. Dos de ellos datados en 772-773 y 779 fueron encontrados en las excavaciones de Scanlon en Fustat
  24. Lane, Arthur. Early islamic pottery. Londres : Faber et Faber, 1947
  25. Hasson, Rachel. Early Islamic Glass. Jerusalem. 1979.
  26. Carboni, S. Glass of the sultans. [Expo . Corning, New-York, Athènes. 2001 - 2002] New York : Metropolitan museum of art, 2001.
  27. Boswrth, Clifford Edmund. Las dinastías musulmanased. Yves Thoraval. Actes Sud, Ed. Sindbad, 1996. p. 37 - 48
  28. Boswrth, Clifford Edmund. Las dinastías musulmanas ed. Yves Thoraval. Actes Sud, Ed. Sindbad, 1996. p. p. 49 - 71
  29. [...] incluso esta forma de construcción se pone de manifiesto, entre el Ebro y el Duero, de 661 es la (iglesia de San Juan de Baños) [...]. Se puede afirmar que el origen del arco de herradura es anterior y se sitúa en plena época imperial romana. "Stierlin, Henri. El islam, desde Bagdad a Córdoba, de los orígenes, al siglo XIII Taschen, 2002. p. 113.
  30. Stierlin, Henri. Id. p. 100.
  31. Obra expuesta en el museo del Louvre
  32. El textil español se producen en talleres en los que la Realeza tienen un monopolio. Grabar, Oleg y Ettinghausen, Richard. Arte islámico y la arquitectura, 650 - 1250. Londres y New Haven: Yale University Press, 2001. p. 97
  33. Bernus Taylor, Martha. "El arte del islam". en la Edad Media, el cristianismo y el islam. París: Flammarion, 1996. p. 513.
  34. Oleg Grabar y Ettinghausen, Richard. Arte islámico y la arquitectura, 650 - 1250. Londres y New Haven: Yale University Press, 2001. p. 278.
  35. Sheila S. Blair; y Jonathan M. Bloom: El arte y la arquitectura del islam. Londres y New Haven: Yale University Press, 1994. págs. 114 a 123.
  36. Bernus-Taylor, Martha. "El arte de islam en la Edad Media, el cristianismo y el islam. París: Flammarion, 1996. p. 498.
  37. Véase: Casanelli, Roberto (ed). El Mediterráneo de las cruzadas. Paris, Citadelles y Mazenod, 2000 y Trésors Fatimides du Caire. [Cat exp. Paris, Institut du monde arabe, 1998] Paris : Institut du monde arabe, 1998.
  38. Georges Tate: L'Orient des Croisades. París: Gallimard, coll. Découvertes, 2000.
  39. Marthe Bernus Taylor: Les arts de l’islam. París: RMN, 2001. p. 70. ver también L'Orient de Saladin, l'art des Ayyoubides [Cat Exp. Paris, Institut du monde arabe. 2001] Paris : Gallimard, 2001.
  40. varios miles de edificios se construyeron durante este período. Ver Blair, Sheila S & Bloom, Jonathan M.El arte y la arquitectura del islam, 1250 - 1800. Londres y New Haven: Yale University Press, 1994. p. 70 - 96.
  41. El mejor ejemplo de esta rara orientación en el islam es el plano de Takht-Sulayman
  42. cf. página de la exhibition El legado de Genghis Khan, y el catálogo: Komaroff, Linda y Carboni, Stefano (eds). El legado de Genghis Khan: El arte y la cultura en Asia Occidental, 1256 - 1353. [Expo. Nueva York, Museo Metropolitano de Arte. 2002 - 2003; Los Angeles, Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. 2003]. Nueva York: Metropolitan Museum of Art, 2002.
  43. Oleg Grabar, y Richard Ettinghausen. El Arte islámico y la arquitectura, 650 - 1250. Londres y New Haven: Yale University Press, 2001. p. 255
  44. Se trata de una copia en seis volúmenes de Masnavi de Jalal al-Din Rumi, sin duda realizado en Konya y fechado en 1268 - 1269. Ettinghausen y Grabar. id. p. 257-258.
  45. Blair, Sheila S. y Bloom, Jonathan M.El arte y la arquitectura del islam, 1250 - 1800London y New Haven: Yale University Press, 1994. p. 132 - 148.
  46. Blair y Bloom,op. cit.p. 149 - 162.
  47. El arte islámico se basó inicialmente en la herencia de Bizancio y Persa para crear obras maestras, aunque siempre afirmando su especificidad, en primer lugar, a través de los patios con columnas en las mezquitas. Allí era donde se reunían los creyentes y adoptaban una disposición a lo ancho para la oración ritual, lo que dio lugar a la sala oblonga. Stierlin, Henri. El islam, desde Bagdad a Córdoba, los orígenes siglo XIII. Köln: Taschen, 2002. p. 228 - 229.
  48. El plano, de acuerdo a la investigación de Myriam Rosen Ayalon, se llevó a la práctica en la construcción de la Mezquita Al-Aqsa. Actualmente, la Mezquita de los Omeyas en Damasco es el arquetipo de este plano. Rosen Ayalon, Myriam. El arte islámico y Arqueología en Palestina. PUF, 2002. Hillenbrand, Robert. La arquitectura islámica. Forma, función y significado.New York: Colombia University Press, 1994. p. 69 - 70.
  49. Bernus Taylor, Martha. "El arte del islam en la Edad Media, el cristianismo y el islam.París: Flammarion, 1996. p. 484 - 485
  50. Hillenbrand, Robert. La arquitectura islámica. Forma, función y significado.New York: Columbia University Press, 1994. p. 100 - 114.
  51. Ese es particularmente el caso de la Mezquita de Córdoba, el palacio de Medina Azahara o la Alhambra de Granada. Cf Bernus Taylor, Martha. El arte del islam. La Edad Media, el cristianismo y el islam. París: Flammarion, 1996. p. 481 - 482
  52. Goodwin, Godfrey. Historia de la arquitectura otomana. Baltimore: Johns Hopkins Press, 1971.
  53. Blair, Sheila s. y Bloom, Jonathan M.El arte y la arquitectura del islam, 1250 - 1800. Londres y New Haven: Yale University Press, 1994. p. 266 - 286.
  54. Para estos diferentes aspectos, véase Déroche, François (ed). Manual codicologyParis, 2000.
  55. Ettinghausen, Richard. La pintura árabe. Ginebra: Skira, 1962; Gray, Basil. La pintura persa. Ginebra, Skira: 1995 (2 ª ed.).
  56. Los objetos artísticos tuvieron gran consideración, tanto entre la corte como entre la burguesía urbana. Se nombran en segundo lugar después de los palacios en las citas de los textos, como signos externos de riqueza, y se ejerció un gran control sobre su producción. Grabar, Oleg. La formación del arte islámico. [Ed. Yves Thoraval] París: Flammarion, 2000 (2 ª ed.). p. 264.
  57. La condena de la idolatría desterró la escultura casi por completo en la práctica artística. Los leones del palacio de la Alhambra en Granada o las esculturas que adornan los capiteles de algunas mezquitas de Anatolia son, sin duda, excepciones. Naef, Silvia.¿Existe una cuestión de imagen en el islam? París: tetraedro, 2004
  58. Se cree que fueron artistas bizantinos los que levantaron la Mezquita de los Omeyas en Damasco: cf. Ettinghausen, Richard y Grabar, Oleg. El arte islámico y la arquitectura.Londres y New Haven: Yale University Oress, p. 26. Del mismo modo, hay muchas obras que tienen iconografía cristiana, principalmente en Egipto y Siria.
  59. Extraña y maravillosa tierra del islam. Exposición en el Museo del Louvre el 23 de abril - 23 de julio de 2001] París: RMN, 2001. p. 176 - 179 en el Shahnameh
  60. S. Blair, un compendio de crónicas: Rashid al-Din ilustra la historia del mundo, 1995.
  61. El islam, las artes . Encyclopaedi Universalis en. T. 9. París, 1968. p. 182 - 184.
  62. Ver Sylvia Naef: ¿Existe una cuestión de imagen en el islam?. París: Tétraèdres, 2004.
  63. En el Museo del Louvre: Artículos de lujo que ya pertenecían a la colección real francesa. La hermosa jarra de cristal de roca tallada en un taller en Egipto a principios del siglo XI, actualmente en el departamento de arte, fue ofrecida por Suger a la Abadía de Saint-Denis. Bernus-Taylor, Martha. El arte del islam Paris: RMN, 2001. Véase también los objetos del tesoro de San Marcos en Venecia:El Tesoro de San Marcos en Venecia. [expo de París, Grand Palais, 1984.] París: Reunión de Museos Nacionales, 1984.
  64. Esto es particularmente cierto en el caso del arte otomano tardío y Kaqjars, hoy en vías de redescubrimiento

Bibliografíaeditar

* Este artículo se ha ampliado ayudándose en una traducción desde la Wikipedia francesa [1]

  • Arts et civilisations de l'islam, sous la direction de Markus Hattstein et Peter Delius, Könemann, Cologne, 2000 ;
  • Encyclopédie de l'islam, Brill, 1960 (2×10{{{1}}} édition) ;
  • C.E. Bosworth, Les Dynasties musulmanes, trad. Y. Thoraval, Actes sud, coll. « Sinbad », 1996 ;
  • H. Stierlin, Islam : de Bagdad à Cordoue, des origines au XIII siècle, Taschen, 2002 ;
  • (en inglés) S. Blair, J. Bloom, The art and architecture of islam 1250-1800, Yale University Press, 1994 ;
  • (en inglés) R. Ettinghausen, O. Grabar, M. Jenkins-Madina, Islamic Art and Architecture 650–1250, Yale University Press, 2001 ;
  • (en inglés) R. Hillenbrand, Islamic architecture : form, function and meaning, Edinburgh university press, 1994.

Enlaces externoseditar








Creative Commons License