Batalla de Tsushima

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Tsushima
Guerra ruso-japonesa
JBMikasa.jpg
Acorazado japonés Mikasa en 1905
Fecha 27 - 28 de mayo de 1905
Lugar Estrecho de Tsushima
Coordenadas 34°33.977′N 130°9.056′E / 34.566283, 130.150933


Coordenadas: 34°33.977′N 130°9.056′E / 34.566283, 130.150933
Resultado Victoria decisiva japonesa
Consecuencias
Beligerantes
Bandera de Japón Imperio del Japón Bandera de Rusia Imperio Ruso
Comandantes
Bandera de Japón Heichachiro Togo
Bandera de Japón Kamimura Hikonojō
Bandera de Japón Dewa Shigetō
Bandera del Imperio Ruso Zinovy Petrovich Rozhestvensky  Rendición
Bandera del Imperio Ruso Nikolái Nebogatov  Rendición
Bandera del Imperio Ruso Oskar Enkvist
Fuerzas en combate
Armada Imperial Japonesa
• 4 acorazados
• 27 cruceros
• 21 Destructores
• 37 torpederos, cañoneros y barcos auxiliares
Armada Imperial Rusa
• 11 acorazados
• 8 cruceros
• 9 destructores
• Barcos auxiliares
Bajas
Pérdidas humanas:
117 muertos
583 heridos
Pérdidas materiales:
3 torpederos hundidos
Pérdidas humanas:
4.380 muertos
5.917 heridos
Pérdidas materiales:
21 barcos hundidos
7 barcos capturados
6 barcos inutilizados

La Batalla de Tsushima (en japonés: 対馬海戦), comúnmente denominada la Batalla del Mar del Japón (japonés: 日本海海戦) en Japón, fue un encuentro armado entre la flota japonesa y la Flota Rusa del Báltico, enviada desde Europa, que pelearon en los estrechos ubicados entre Corea y Japón cerca del grupo de islas de Tsushima en mayo de 1905, en el contexto de la Guerra ruso-japonesa. La victoria favoreció a Japón.

Antecedenteseditar

Con anterioridad, la Flota Rusa del Pacífico había sido atacada sin previo aviso japonés y destruida en la Batalla de Shantung el 10 de agosto de 1904. Dicha derrota había exaltado los ánimos en contra del Zar Nicolás II de Rusia, y éste había ordenado que se movilizara la flota del Báltico, poniéndola al mando del almirante Rozhdéstvenski.

Se estaban terminando algunos acorazados modernos pero la mayor parte de las unidades eran muy anticuadas, estando la mayoría diseñada para aguas costeras, sin contar los fallos en el mantenimiento y entrenamiento de la tropa. La misión que pedía el Zar era casi incumplible.

La Flota del Báltico zarpó, siendo despedida pomposamente por Nicolás II. Navegó a través del Mar del Norte, causando un pesadísimo incidente diplomático (Incidente de Dogger Bank) cuando atacaron allí a la flota británica de pesca. Luego prosiguió por África y tocó puerto en Indochina. El viaje fue muy largo y las tripulaciones estaban descontentas. Parte de esta flota tomó camino por la costa africana y otra por el Mediterráneo, donde se reunieron en la salida del Mar Rojo.

El largo recorrido de la flota rusa desde el mar Báltico hasta Tsushima.

La maquinaria de los buques era movida con vapor, por lo que paralelamente se tuvieron que organizar convoyes de buques carboneros que habían de llevar a tiempo su carga a los puertos en los que se pasaría su carga a los de la flota mientras navegaba hacia su destino. Rusia no disponía de flota mercante suficiente para llevar a cabo el suministro, por lo que tuvo que contratar servicios de compañías pertenecientes a países neutrales, lo cual trajo consigo conflictos diplomáticos, retrasándose, a veces incluso paralizándose durante muchos días, la descarga en puertos neutrales. Con ello se estancaba la marcha de la flota y se desgastaban sus maquinarias que, al ser movidas por vapor, tenían que estar continuamente bajo presión. Una de las operaciones de traspaso de carbón de la flota carbonera a la rusa se tuvo que realizar en alta mar.

Luego los rusos ordenaron romper el bloqueo de Port Arthur (un pueblo que ahora es parte de la moderna ciudad de Dalian) aunque, por entonces, la plaza ya había caído en manos de los japoneses antes de la llegada de los barcos rusos, por lo que viraron para encaminarse al puerto ruso de Vladivostok.

Los rusos pudieron haber navegado a través de uno de los tres trayectos posibles para alcanzar Vladivostok: siguiendo el Estrecho de La Pérouse, el Estrecho de Tsugaru o el de Tsushima.

El almirante ruso Rozhdestvenski eligió Tsushima en un intento de simplificar la ruta. El almirante Heichachiro Togo, que había fondeado en Pusan, Corea, también pensaba que Tsushima era la alternativa preferida por los rusos. Este estrecho comprende una zona al este de la Isla de Tsushima localizado más o menos a mitad de camino entre la islas de Kyushu y la península de Corea, la ruta más corta y directa desde Indochina. Las otras dos rutas requerían que la flota navegara al este del Japón.

La batallaeditar

Desarrollo de las operaciones y combates navales durante la Batalla.
Togo y su tripulación en la cubierta del Mikasa.

La flota rusa fue avistada cuando dos buques-hospital rezagados, que navegaban con sus luces encendidas, fueron descubiertos por un crucero de la flota japonesa. Los rusos navegaron del sur-suroeste a nor-noreste; la flota japonesa venía del oeste-noreste.

Para evitar que toda la batalla se redujera a un intercambio de fuego, el Almirante Togo ordenó a la flota virar en secuencia, lo que permitió a sus barcos tomar el mismo curso que los rusos, y a pesar de que arriesgó cada uno de sus acorazados en esta vuelta en "U", el viraje tuvo éxito y pudo ponerse en línea de T (lo que técnicamente se denomina cruzar la T).

Las dos líneas de acorazados estabilizaron su distancia en 6.200 metros y abrieron fuego. La flota japonesa había practicado los disparos de artillería continuamente desde el principio de la guerra, usando un calibre secundario y los adaptadores para su cañón. Los japoneses tenían artilleros superiores y por ello su fuego golpeó y machacó a los rusos con una frecuencia superior. Además, los japoneses utilizaron una diversa combinación de explosivo, llamada shimose («melinita»), que fue diseñada para estallar al contacto y para arruinar la parte superior de las naves.

Los materiales de las naves rusas eran más fragmentables e inflamables que las superestructuras japonesas, por lo que el daño sumado fue mayor. A su vez, los rusos emplearon tiros redondos perforantes de blindaje. A pesar de que los rusos hicieron blanco 16 veces en el Mikasa, los golpes japoneses causaron más perjuicio a las naves rusas en proporción a los golpes rusos.

Debido al largo viaje de la flota rusa a través de las aguas tropicales y a la falta de carenado, los fondos de sus buques de guerra estaban cubiertos con incrustaciones de fauna y flora marina, lo que los hacía más pesados y reducía perceptiblemente su velocidad con respecto a los japoneses.

En maniobras navales de batalla, la velocidad puede ofrecer una ventaja significativa cuando se combina con el fuego de artillería de gran calibre. Las naves japonesas podían alcanzar 16 nudos (30 km/h), y la flota de los rusos podría alcanzar solamente 8 nudos (15 km/h). El Almirante Togo hizo uso de esta ventaja. El Almirante Rozhdestvenski, por su parte, quedó herido por un fragmento de proyectil que le golpeó en el cráneo. El 27 de mayo la flota rusa perdió los acorazados Suvórov, Osliabia, Zar Alexander III y Borodín. La flota japonesa sufrió solamente daños ligeros, sobre todo en el buque Mikasa. Por la tarde, el contraalmirante Nebogátov tomó el comando en el lado ruso.

En la noche, buques torpederos y destructores japoneses fueron lanzados contra la flota rusa, que para entonces había sido dispersada en pequeños grupos, intentando romper hacia el norte. El viejo acorazado ruso Navarín fue hundido, mientras que el acorazado Sisói Veliki y dos viejos cruceros armados, el Almirante Najímov y el Vladímir Monomaco, fueron dañados y tuvieron que ser echados a pique por la mañana.

La destrucción del poderío naval rusoeditar

Acorazado ruso Almirante Najímov.

Otros cuatro acorazados bajo las órdenes del Contralmirante Nebogátov fueron forzados a entregarse al día siguiente. Su grupo consistía solamente en un acorazado moderno, el Orel, junto con el viejo acorazado Zar Nicolás I y dos pequeños acorazados costeros, que no tenían ninguna oportunidad contra la flota japonesa. Las naves rusas fueron perseguidas por los japoneses hasta la tarde del 28 de mayo. El pequeño acorazado costero Almirante Ushakov no se entregó y fue hundido por los cruceros armados japoneses. El viejo crucero Dmitri Donskói luchó contra 6 cruceros y sobrevivió hasta el día siguiente, cuando fue echado a pique debido al daño sufrido. Tres cruceros, incluyendo el Aurora, escaparon a la base naval de Estados Unidos en Manila y fueron internados allí por los norteamericanos. El yate armado rápido Almaz (clasificado como crucero de 2ª fila) y dos destructores fueron las únicas naves que pudieron llegar a Vladivostok.

Casi toda la flota rusa del Báltico se perdió en la batalla de Tsushima. Los japoneses solamente perdieron 3 botes torpederos (los números 34, 35 y 69).

Consecuencias de la batallaeditar

Memorial en Japón en honor a la Batalla de Tsuchima

Los japoneses no se imaginaron la repercusión que iba a acarrear este triunfo para la historia futura del Japón. Las consecuencias inmediatas de esta batalla fueron el establecimiento de la supremacía japonesa sobre Corea y Manchuria, la pérdida de Port Arthur para los rusos y el aislamiento de Vladivostok como puerto militar, a merced de los japoneses. La destrucción casi total de la Armada rusa y el descrédito que se le otorgó al Zar Nicolás II contribuyó a la caída del régimen zarista en Rusia en 1917.

El Almirante Togo fue elevado a la categoría de héroe nacional y colmado de honores por el emperador.

Las consecuencias más importantes son las que se vieron a largo plazo. El resultado de esta batalla fue que Japón, después de esta victoria, pasó a ser una temida potencia naval de primer orden, rivalizando con Gran Bretaña y Alemania y compitiendo con EE. UU. Asimismo reivindicó el concepto del acorazado como arma principal que prevalecería durante los próximos años y que influiría enormemente en la ingeniera naval mundial en ese espacio de tiempo. Serían los mismos japoneses 36 años más tarde, durante el ataque a Pearl Harbor, quienes acabarían con ese concepto.

Los japoneses, henchidos del llamado «mal de victoria», se enfrascaron en potenciar aún más la Armada Imperial Japonesa, construyendo inicialmente el primero de los cruceros de batalla clase Kongō en los astilleros británicos de Vickers para luego ellos mismos realizar en el Japón los otros 3 miembros de su clase, creando posteriormente los cada vez más impresionantes acorazados clase Fusō, clase Ise y clase Nagato, para terminar en los formidables clase Yamato, resultando ser eficientes unidades aun más avanzadas que sus contemporáneos. Aunque limitados por el Tratado Naval de Washington de 1922, el Japón pronto sobrepasó los límites propuestos. No habría sobre la Tierra otra nación que igualase la ingeniería naval japonesa de los años 30 en cuanto a diseño de buques de guerra.

El fin del poderío naval japonés llegaría con las derrotas en la batalla de Midway y la batalla del Golfo de Leyte.

Enlaces externoseditar








Creative Commons License