Cátedra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Roma, Santa Balbina. Cátedra del s. XIII

Se llama cátedra al sillón en que se sienta el obispo en los oficios litúrgicos. A lo largo de la historia, también han recibido el nombre de cátedras los confesionarios, las sillas de coro y los púlpitos.

Se han encontrado yas cátedras episcopales en las catacumbas y se encuentran en el testero de los cubículum talladas en la misma roca y teniendo forma de sillón de brazos con respaldo. En las primeras basílicas y durante la época románica estuvo la cátedra en el fondo del ábside o de la capilla mayor levantada sobre el suelo con gradas. Ostentaba rica ornamentación formada con relieves cuando la silla era de mármol añadiéndose incrustaciones de marfil si constaba de madera. De este tipo es la cátedra del Papa en la Archibasílica de San Juan de Letrán en Roma. Al trasladarse el coro al medio de la catedral, se trasladó igualmente la cátedra del obispo aunque también se situara en el presbiterio. Desde el siglo XIV, la cubre un dosel de respeto. Del baldaquino o palio como trono de los obispos habla Inocencio III como ornamento litúrgico usado en su siglo XII.

Con funciones y honores de cátedras se han dado también sillones movibles dispuestos unos a modo de sillas curules romanas o sillas de tijera. De esta última clase es la cátedra de San Pedro que se venera en la basílica del Vaticano dentro de un monumento en forma de enorme trono, en el ábside, y que la leyenda dice que regaló a San Pedro el senador Pudente. Otros eran sillas gestatorias con anillas laterales por donde pasaban unos fuertes barrotes horizontalmente para llevarlas sobre los hombros. De la forma curul es la silla de San Ramón, obispo de Barbastro que se guarda en la antigua catedral de Roda.

Los confesionarios pueden contarse dentro de las cátedras toda vez que antes del siglo XVI se reducían a un simple sillón con respaldo alto. La invención de la forma que tienen ahora puede atribuirse a los Padres de la Compañía de Jesús. En las catacumbas hubo confesionarios idénticos a las cátedras episcopales pues no otra cosa parece que fueran los sillones sin forma presidencial situados en algunas criptas sobre todo los del cubículum del cementerio de Santa Inés.

Referenciaseditar

El contenido de este artículo incorpora material de Arqueología y bellas artes, de 1922, de Francisco Naval y Ayerbe que se encuentra en el dominio público.

Véase tambiéneditar

Enlaces externoseditar








Creative Commons License