Corteza cerebral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La corteza cerebral es el manto de tejido nervioso que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales, alcanzando su máximo desarrollo en los primates. Es aquí donde ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión. Es ante todo una delgada capa de la materia gris –normalmente de 6 capas de espesor–, de hecho, por encima de una amplia colección de vías de materia blanca. La delgada capa está fuertemente circunvolucionada, por lo que si se extendiese, ocuparía unos 2500 cm². Esta capa incluye unos 10.000 millones de neuronas, con cerca de 50 trillones de sinapsis. Tales redes neuronales en la corteza macroscópicamente (a simple vista) se observan como materia gris. Tanto desde el punto de vista estructural como filogenético, se distinguen tres tipos básicos de corteza:

Localización de la corteza cerebral.
  1. Isocorteza (o neocorteza), que es el último en aparecer en la evolución del cerebro, es el encargado de los procesos de raciocinio, es, por así decirlo la parte del cerebro consciente.
  2. Paleocorteza, se origina en la corteza olfativa.
  3. Arquicorteza, constituido por la formación del hipocampo, esta es la parte "animal" o instintiva, la parte del cerebro que se encarga de la supervivencia, las reacciones automáticas y los procesos fisiológicos.

Filogenéticamente el córtex es de aparición relativamente reciente si se compara con las otras áreas del sistema nervioso central. Con todo, aún dentro del córtex, se pueden distinguir áreas más modernas y con capacidad de procesar la información, más eficaces: las del neocórtex, asiento o soporte principal del Registro de lo Simbólico.

  • El lóbulo temporal contiene neuronas que captan cualidades sonoras en la corteza auditiva primaria. También contiene neuronas relacionadas con la comprensión del lenguaje, memoria y aprendizaje.
  • El lóbulo frontal contiene principalmente la corteza motora primaria, en la cual se encuentran las neuronas que controlan los músculos del cuerpo. Está organizada en función de las partes del cuerpo.
  • El lóbulo parietal aloja a la corteza somatosensorial primaria, compuesta por neuronas relacionadas con el tacto, también se organiza en función de las partes del cuerpo.
  • El lóbulo occipital contiene la corteza visual primaria, localizada en la parte posterior, procesa la información visual que llega de la retina.

Primeras investigacioneseditar

El Doctor Theodor Meynert inició a partir de 1867 una gran labor de investigación sobre la corteza cerebral. Reconoció la diferencia estructural de distintas áreas distinguiendo entre la sustancia gris, colonizada por los cuerpos celulares y la sustancia blanca, ocupada por los procesos axonales recubiertos de su vaina de mielina que confiere a esta estructura su color blanco característico. En los seres humanos, está más evolucionada que en cualquier otro animal. Representa casi 80% del peso del cerebro humano y contiene 70% de las neuronas en el sistema nervioso central.

Muestra de tejido de corteza cerebral (10,5 mm. aproximadamente).

El Doctor Korbinian Brodmann descubrió que la corteza cerebral humana está estructurada siguiendo los mismos principios generales que en los demás mamíferos y en 1909 publicó su célebre obra “Vergleichende Lokalisationslehre der Grosshirnrinde in ihren Prinzipien dargestellt auf Grund des Zellenbaues” (Estudios comparativos de localización en la corteza cerebral, sus Fundamentos representados en la base de su arquitectura celular), que trata sobre la localización de las distintas áreas cerebrales, de acuerdo a sus estructuras citoarquitectónicas. Esta obra establece la división de la corteza en 51 áreas y estudia su localización comparativa en diferentes mamíferos. De plena vigencia, constituye la localización topográfica por excelencia cuando nos referimos a un área cortical en cualquier especie animal. 1

Especializacióneditar

Cada una de estas capas posee una especialización, de tal modo que podemos clasificarlas utilizando diversos parámetros. Por ejemplo, morfología neuronal predominante, estructuras sobre las que proyectan o bien proyecciones subcorticales que reciben. De este modo, la capa cuatro es importante por recibir información proveniente del tálamo y estar colonizada por neuronas de pequeño tamaño (capa granular). Las capas superiores (capas supragranulares) poseen células de pequeño y mediano tamaño cuya principal función es conectar distintas áreas corticales homo y contralaterales. Las capas inferiores o infragranulares poseen neuronas de tamaño mediano y grande que proyectan principalmente a estructuras subcorticales. Así, mientras la capa seis va a proyectar básicamente al tálamo, la capa cinco va a dar lugar a proyecciones a estructuras colocadas en el cerebro medio, posterior y médula espinal.

Composicióneditar

La corteza cerebral está colonizada por multitud de poblaciones neuronales distintas; sin embargo, estas poblaciones se pueden reunir en dos grandes grupos, interneuronas o células de proyección intracortical y células piramidales (dada la morfología de su cuerpo celular) de proyección a larga distancia. Esta diversidad celular sirvió a Brodmann de base para subdividir esta estructura en seis capas horizontales contadas desde la superficie pial (en íntimo contacto con la piamadre) a la sustancia blanca (porción interna de la corteza cerebral por donde transcurren los axones que entran y salen de esta estructura).

Estructuraeditar

En el cerebro humano, los patrones de activación neuronal son la forma de conexiones estructurales subyacentes que forman una densa red de fibras y vías de vinculación de todas las regiones de la corteza cerebral. Utilizando técnicas de difusión de imágenes, que permiten el mapeo no invasivo, construyendo mapas conexión que cubren toda la superficie cortical. El análisis computacional de la resultante compleja red cerebral revelan regiones de la corteza que están muy conectadas y muy centralizadas, formando un núcleo estructural del cerebro humano. Principales componentes del núcleo son partes de la corteza media posterior que se sabe que son muy activas en reposo, cuando el cerebro no esté involucrado en una tarea cognitivamente exigente. Debido a que los investigadores estaban interesados en cómo la estructura del cerebro se relaciona con la función cerebral, también registraron los patrones de activación cerebral del mismo grupo participante. Los patrones de relación estructural y funcional de las interacciones entre las regiones de la corteza estaban significativamente correlacionadas. Sobre la base de los resultados, se indica que el núcleo estructural del cerebro puede tener un papel central en la integración de información a través de la segregación funcional de regiones del cerebro.

Las conexiones neuronales de la corteza son estimuladas por la información y se fortalecen y vinculan al contexto emocional en que se forman. Una vez codificadas una memoria reside en la región de la corteza en la que la información fue percibida y procesada. Cuando sea necesario, o suscitado por la emoción, esa memoria se activa para utilizarse como memoria de trabajo.2

Véase tambiéneditar

Referenciaseditar

  1. Morris, Charles G.. «2». Introducción a la psicología. pp. 47. ISBN 968-880-287-5. «Lizbeth Mena» 
  2. National Geographic. Features. Mappig Memory in 3D Consultado: 05/06/2.012







Creative Commons License