Diario de Barcelona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Diario de Barcelona o Diari de Barcelona (en catalán) es el nombre de una publicación periódica fundada en Barcelona, España, el 1 de octubre de 1792 y que con algunas interrupciones fue publicada en papel hasta 1994 y en edición digital hasta 2009, siendo uno de los diarios más antiguos de Europa.

Origen del diarioeditar

Pedro Husson de Lapazaran, un impresor de origen napolitano obtuvo los permisos gubernativos para publicar el Diario de Barcelona. Estaba redactado en idioma español y era un tipo de diario oficial que en aquella época también publicaban noticias de carácter oficial.

Evolucióneditar

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, en las páginas del diario se recogió la polémica sobre la ortografía y la gramática catalana entre los lectores de la publicación. Destacaron las opiniones de Josep Pau Ballot, que parece fueron decisivas para que durante el gobierno napoleónico se realizase, temporalmente, una edición del diario en doble columna en francés y catalán.

Después de la Guerra de la Independencia, el 6 de junio de 1814 la explotación del Diario de Barcelona fue concedida a Antoni Brusi i Mirabent, y en años posteriores administrada por sus familiares, motivo por el cual se le denominaba popularmente como El Brusi. El diario adoptó una ideología monárquica y liberal-conservadora; una posición que, si en un primer momento garantizaba su continuidad, a la larga, cuando la censura de prensa disminuyó, le hizo perder influencia. Desde el punto de vista del idioma, en aquella época el diario, sin contar algunas poesías en catalán, se publicó en castellano, como gran parte de la prensa catalana de la época. No obstante, dado el predominio sociolingüístico del catalán, los redactores se veían obligados a explicar el significado de algunas palabras en español.

Muchos escritores en catalán, escribieron sus artículos en español, entre ellos Joan Maragall. Con la atenuación de la censura de prensa, otros diarios (La Vanguardia (1881) o La Veu de Catalunya (1899)) quebraron el predominio del Diario de Barcelona.

Durante la Guerra Civil fue incautado y transformado en órgano del partido Estat Català, siendo publicado en catalán por Marcel·lí Perelló i Domingo. Al final de la guerra fue devuelto a sus antiguos propietarios.

Desapareció en 1980, pero surgió de nuevo autogestionado por los trabajadores en 1982 en edición bilingüe. En 1984 volvió a desaparecer hasta que al año siguiente lo adquirió el Ayuntamiento de Barcelona, quien lo cedió el Grupo Zeta. Volvió a publicarse en 1986 íntegramente en catalán. Tras producirse diversos cambios en el accionariado, la empresa editora quedó en manos de la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE). La posterior decisión de la ONCE de deshacerse de sus participaciones en prensa escrita para centrarse en la comunicación audiovisual permitió que los hemanos Dalmau, editores del diario leridano "La Mañana", se hicieran con el control del "Brusi" en una operación que los trabajadores del rotativo consideraron fraudulenta. Pocos meses después de haberla remodelado, los nuevos titulares cerraron la publicación, a la que habían rebautizado como "Nou Diari" y habían dotado de ediciones en distintas poblaciones catalanas. La declaración de insolvencia de los Dalmau dejó a los empleados sin cobrar diversas nóminas ni ningún tipo de indemnización. No fue hasta 13 años después, en 2007, que la justicia condenó a los últimos propietarios de Diario de Barcelona a pagar sus viejas deudas con los trabajadores. En la actualidad, y como publicación en internet, Diari de Barcelona era propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, ya que la administración local nunca dejó de poseer una pequeña participación que le daba derecho a mantener la titularidad del nombre del periódico.

El 31 de julio de 2009 Diario de Barcelona cerró definitivamente después de 217 años de historia.

Enlaces externoseditar








Creative Commons License