Dinastía Julio-Claudia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El nombre dinastía Julio-Claudia hace referencia a los cinco primeros emperadores romanos entroncados con Julio César: Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. Gobernaron el Imperio romano del 27 a. C. al 68 d. C., cuando el último de la línea sucesoria, Nerón, se suicidó. Estos cinco emperadores estaban unidos, por matrimonio y adopciones, con las gens Julia y Claudia.

Aunque algunos historiadores sostienen que la dinastía fue fundada por Julio César —quien nunca fue emperador, pero sí ostentó un poder superior al de ellos y tuvo conexiones con los Claudios a través del matrimonio de Augusto con Livia y de varios otros entre sus descendientes—, otros atribuyen el hecho a su sobrino-nieto Augusto. Por las venas de Augusto, Calígula, Claudio y Nerón corría la sangre de Julio César. Los Julio-Claudios también se hallaban emparentados con Marco Antonio.

thuonajes: gens Julia (en naranja), Octavia (verde), Antonia (azul claro), Claudia Marcela (fucsia), Claudia Neroniana (azul oscuro), Vipsania (morado), Valeria (marrón), Domicia (rojo). El orden temporal de los matrimonios está identificado por cifras.

Relaciones dinásticaseditar

Árbol genealógico simplificado de los emperadores julio-claudios (la línea discontinua significa adopción como hijo y heredero).

Se conoce a esta dinastía por Julio-Claudia porque sus miembros descendían de dos de las gens de la Antigua Roma, los Julios y los Claudios. Su fundador, Augusto, era un Julio por haber sido adoptado por su tío-abuelo, Julio César. Sin embargo, la familia imperial incluía ascendientes y ramas colaterales de las familias Octavia, Claudia Marcela (una rama de los Claudios Nerones), Antonia, Vipsania (la gens de Agripa), Domicia y Valeria. La costumbre de los matrimonios dentro de esta familia extensa hacen enormemente complicada la representación de sus relaciones familiares. De hecho, casi todos los matrimonios habidos en esta dinastía lo fueron entre familiares en uno o varios grados distintos.

Tiberio era Claudio de nacimiento pero, como Augusto antes que él, se hizo Julio al ser adoptado por su padrastro Augusto.

Calígula, sin embargo, era Claudio, al menos por su linaje paterno; y era bisnieto por sangre de Augusto. Se convirtió en Julio cuando su padre Germánico fue adoptado por Tiberio.

Claudio era un Claudio, aunque también descendía de la familia Julia por parte de su abuela materna Octavia la menor —hermana de Augusto— cuya propia abuela materna era Julia, hermana de César. Fue el único que no fue adoptado ni directa ni indirectamente por ningún emperador anterior, ya que fue proclamado emperador por los asesinos de su sobrino Calígula. A pesar de ser un Claudio, al casarse con Agripina, que pertenecía a los Julios, a veces se le acepta como uno.

Como Calígula, Nerón también compartía ancestros Julios y Claudios. También, de nuevo como Calígula, descendía de Augusto, siendo su tataranieto. Y como Tiberio, fue adoptado como hijo y heredero por su padrastro Claudio, que además era su tío-abuelo.

Árbol genealógicoeditar

A continuación aparece un árbol genealógico de la dinastía. No incluye adopciones y los nombres son los de nacimiento, no los apodos o, si se cambiaron el nombre, el más común. Se encuentran en cursiva los dictadores o emperadores de la dinastía. No aparecen todos los matrimonios, debido a que sino el esquema se haría muy largo, sino solo aquellos que tuvieron descendencia o sirven para unir personas, como por ejemplo, el de Livia Drusila con Augusto.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cayo Julio César
 
 
 
Marcia Rex
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cayo Mario
 
Julia Cesaris
 
 
 
 
Cayo Julio César
 
Aurelia Cotta
 
 
 
 
 
Sexto Julio César
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cayo Mario
 
 
Cayo Julio César
 
Cornelia Cinna
 
 
 
 
 
 
Julia Cesaris
 
Marco Atio Balbo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cneo Pompeyo
 
Julia Cesaris
 
 
 
 
 
 
Cayo Octavio Turino
 
Atia Balba Cesonia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Escribonia
 
Cayo Octavio (Augusto)
 
Livia Drusila
 
Tiberio Claudio Nerón
 
 
 
 
Cayo Claudio Marcelo
 
Octavia Turina
 
Marco Antonio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Marco Claudio Marcelo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Marco Vipsanio Agripa
 
Julia Cesaris
 
Tiberio Claudio Nerón
 
Vipsania Agripina
 
Nerón Claudio Druso
 
Julia Antonia
 
 
 
 
Julia Antonia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Nerón Claudio Druso
 
Livia Julia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lucio César Vipsanio
 
 
Cayo César Vipsanio
 
 
Julia Cesaris
 
Tiberio Gemelo
 
Livia Drusa
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agripa Póstumo
 
Julia Vipsania Agripina
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Nerón Claudio Druso
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Julia Drusila
 
 
Julia Livia
 
 
Cayo César (Calígula)
 
Milonia Cesonia
 
Cneo Domicio Ahenobarbo
 
Julia Vipsania Agripina
 
Tiberio Claudio Druso
 
Valeria Mesalina
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Druso César
 
Nerón César
 
Julia Drusila
 
Popea Sabina
 
Lucio Domicio (Nerón)
 
Claudia Octavia
 
Tiberio Claudio Druso
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ascenso y caída de los Julio-Claudioseditar

Augustoeditar

Todos los gobernantes responsables, sabiendo que no son inmortales, tratan de elegir un heredero políticamente digno de modo cuidadoso, y Augusto no fue diferente. Careciendo de heredero varón, casó a su única hija natural Julia con Marco Claudio Marcelo, su sobrino por parte de su propia hermana Octavia la Menor. Sin embargo, Marcelo murió al tomar alimentos envenenados en el año 23 a. C. Los relatos de historiadores posteriores que afirman que ésta y otras muertes posteriores fueron organizadas por Livia Drusila, esposa de Augusto, no están comprobados, y las pruebas no son concluyentes.

Augusto casó entonces a su hija viuda con su amigo leal, Marco Vipsanio Agripa. Este matrimonio produjo cinco hijos, tres varones y dos mujeres: Cayo César, Lucio César, Vipsania Julia, Agripina y Póstumo Agripa. Todos los hijos varones eran herederos en potencia, especialmente los dos primeros, que fueron adoptados por el emperador. Augusto también mostró su agrado hacia los hijos de Livia en su primer matrimonio, Nerón Claudio Druso Germánico y su hermano Tiberio Claudio Nerón, líderes militares exitosos que habían luchado contra las tribus germánicas.

Agripa murió el 12 a. C., y Augusto ordenó a Tiberio divorciarse de su amada esposa Vipsania Agripina y casarse con la dos veces enviudada Julia. Druso, el hermano del esposo, murió en 9 a. C. al caerse de un caballo. Tiberio compartiría los poderes tribunicios con Augusto, pero poco después, en 6 a. C., partió a Rodas, en exilio voluntario. Tras las tempranas muertes de Lucio (en el año 2) y Cayo (en el año 4), Augusto estuvo forzado a reconocer a Tiberio como el siguiente emperador romano. Augusto desterró a su nieto Póstumo Agripa por razones desconocidas para nosotros (en los años 6 o 7) a la pequeña isla de Planasia. Tiberio fue reclamado en Roma y fue adoptado oficialmente por Augusto. Era la única elección razonable restante.

Tiberioeditar

El 19 de agosto de 14, Augusto murió. Cumpliendo su voluntad, Póstumo y Tiberio fueron nombrados coherederos. No obstante, el primero no tardó en ser ejecutado. Quién ordenó su muerte no lo sabemos, pero está claro que era la forma de que Tiberio accediese a los mismos poderes que su padrastro.

A pesar de la difícil relación con el Senado, los primeros cinco años de reinado de Tiberio fueron buenos en general. Permaneció fiel a los planes de Augusto para la sucesión y favoreció a su hijo adoptado, Germánico, sobre su hijo natural Druso, como ya hacía el pueblo. A petición del emperador, Germánico se vio recompensado con el poder proconsular y asumió el mando de la principal zona militar de Germania, donde suprimió una rebelión y lideró a las antiguamente inquietas legiones en la campaña contra las tribus germánicas de 14 a 16. Germánico murió en Siria en 19 y, en su lecho de muerte, acusó al gobernador de la provincia, Cneo Calpurnio Pisón, de asesinarlo por orden de Tiberio. Con la muerte de Germánico, el emperador comenzó a preparar a su hijo Druso para reemplazarle. Por este tiempo, Tiberio había dejado el día a día del imperio en manos de Lucio Elio Sejano.

Sejano creó una atmósfera de miedo en Roma, controlando una red de espías e informadores cuyo incentivo para acusar a los demás de traición era hacerse con parte de las propiedades del acusado tras su reclusión y muerte. Los juicios por traición estaban a la orden del día; pocos miembros de la aristocracia romana estaban a salvo. Los juicios agravaron la creciente paranoia de Tiberio, que lo hizo depender completamente de Sejano, así como permitirle eliminar a sus rivales en potencia.

Tiberio, quizás asustado de su ambición, rechazó la propuesta de Sejano de casarse con Livila en 25, pero después de haberse retractado de sus objeciones a ello, en 30 éste fue prometido a la hija de Livila, y nieta del emperador. La conexión de la familia de Sejano con la casa imperial era inminente, y en 31 Sejano obtuvo el consulado con el emperador como el otro cónsul, un honor que Tiberio sólo había reservado para los herederos a la corona. Cuando fue convocado a una reunión en el senado el 18 de octubre del mismo año probablemente esperaba recibir una parte del poder tribunicio. En lugar de ello, el mensaje de Tiberio al Senado sería la completamente inesperada orden de destrucción de Sejano y su facción. Esto se vio seguido de una purga en la que Sejano y sus seguidores más prominentes murieron.

El segundo emperador de Roma murió en la ciudad puerto de Misenum el 16 de marzo de 37, a la edad de setenta y ocho años y tras un reinado de veintitrés de ellos. Suetonio escribe que el prefecto de la Guardia Pretoriana Nevio Sutorio Macro asfixió a Tiberio con una almohada para acelerar el acceso al trono de Calígula. De acuerdo con el escritor, fue conocido por sus perversiones en la isla de Capri donde forzaba a chicos jóvenes a realizar actividades sexuales y orgías. En una ocasión cuenta que cuando uno de ellos se quejó, le partió las piernas. Sin embargo, las reclamaciones de Suetonio deben ser tomadas con cierto escepticismo.

Hechos sobresalientes del Imperio de Tiberioeditar

1.-Concede la elección de los magistrados al senado, en vez de los comicios 2.-Como si su autoridad fuera vitalicia, no renueva sus poderes cada cinco años 3.-Aumenta el número de funcionarios subordinados a su autoridad. 4.- Gobierna, al margen del Senado, desde su retiro en la isla de Capri. 5.- La muerte de Germánico le libra de un posible rival por su prestigio y popularidad 6.- Para suceder a Tiberio, Sejano, prefecto del Pretorio, tras ganarse su confianza, hace envenenar a Druso el Menor. Tiberio, percatado de las intenciones de Sejano, lo ejecuta.

Calígulaeditar

Con Tiberio muerto, otra calamidad comenzó para la dinastía con el acceso de Calígula. Cayo Julio Cesar Augusto Germanico, nacido el 31 de agosto de 12 y más conocido como Calígula, fue el tercer Emperador romano reinando de 37 a 41.

Cuando Tiberio murió el 16 de marzo de 37, Calígula estaba en una posición excelente para hacerse con el poder, a pesar del obstáculo de la voluntad del difunto, que había nombrado a aquél y a su primo Tiberio Gemelo herederos conjuntos. Calígula ordenó la muerte de Gemelo en cuestión de meses. Respaldado por Nevio Sutorio Macro, impuso su supremacía.

Sus primeros actos fueron generosos de espíritu: dio primas en efectivo a la Guardia Pretoriana, declaró que los juicios por traición eran cosa del pasado, reclamó a los exiliados y ayudó a los perjudicados por el sistema imperial de impuestos. Fue querido por muchos sólo por ser el hijo del bienamado Germánico, gran general de las legiones romanas. Además, él era, no como Tiberio, un descendiente directo de Augusto. También era bisnieto de Marco Antonio.

Al convertirse en emperador, Calígula interpretó una espectacular farsa. Ordenó construir un puente temporalmente flotante usando barcos como pontones, extendiéndolo por dos millas de su villa de verano, Baiae, al vecino puerto de Puteoli. Entonces procedió a cabalgar en su caballo por él, llevando la coraza de Alejandro Magno. Esto fue porque se había propuesto desafiar a una predicción astrológica que le dijo que "no tendría oportunidad de convertirse en Emperador si no montaba en caballo por el golfo de Baiae". Sin embargo, tras este favorable comienzo de su gobierno, Calígula cayó seriamente enfermo en octubre de 37 (probablemente también padecía una severa epilepsia, descrita por algunos autores como las crisis de las largas noches)y "volvió como un monstruo de lujuria y crueldad diabólica". Tan querido le fue al pueblo al comienzo como odiado y temido al final de su reinado, y en sus mentes la única posibilidad de apartarlo del trono era matándolo.

La conspiración que acabó con la vida de Calígula fue una trama de los oficiales de la Guardia Pretoriana, muchos por razones puramente personales. El 24 de enero de 41, el tribuno del pretorio Casio Querea y otros hombres de la guardia abordaron al emperador solo en un corredor retirado del palacio y lo degollaron. Junto con otro tribuno furioso, Cornelio Sabino, mató a la mujer de Calígula, Milonia Cesonia y a su pequeña hija Julia Drusila chocando su cabeza contra un muro.

Hechos sobresalientes del Imperio de Calígulaeditar

1.-Devuelve la facultad de elección de los magistrados a los comicios. En cambio, promete gobernar de acuerdo con el Senado. 2.- El Senado le confiere todos los poderes y le ratifica en su nombramiento. 3.- Mediante sucesivos impuestos y confiscaciones compensa sus larguezas económicas. 4.- Su carácter se vuelve despótico y tiránico. Ordena la muerte de Tiberio Gemelo y Sertorio Macrón. 5.- Se identifica como dios bajo el título de Neos Helios. 6.- Perece asesinado en la conspiración del tribuno Casio Querea.

Claudioeditar

Cuando llega al poder Calígula (siendo uno de los periodos más oscuros del Imperio), este le asignará el cargo de Cónsul, en el año 37, y senador. La cojera, la tartamudez, el movimiento incontrolable de su cabeza hacia cada hombro, así como su constante babeo (su misma madre lo llamaba monstruo) posiblemente le evitaron el fatal destino sufrido por muchos nobles durante las purgas de Tiberio y el irracional reinado de Calígula. Al ser Calígula asesinado, y parte de su familia y la mayoría de sus seguidores, por orden del comandante de la Guardia pretoriana, Casio Querea, Claudio quedó como el único hombre adulto de su familia. Se le encontró escondido entre unas cortinas del palacio imperial, esperando que también lo mataran a él. Pero los pretorianos al descubrirlo se rieron y decidieron llevarlo a su campamento. Allí sería proclamado unánimemente como emperador, con la aceptación del propio Claudio y posteriormente del Senado.

Claudio se mostró como un administrador capaz y como un gran promotor de obras públicas. Durante los trece años de su gobierno, Roma vio la construcción de numerosas obras públicas. Así y tras unas hambrunas provocadas por el suministro poco constante de grano a Roma, mandó secar el lago de Fucia para transformar el terreno en campo. Mandó que extendiera el puerto de Ostia para desembarcos invernales y ordenó construir un canal navegable en el Tíber, además ordenó hacer construir más de 100 kilómetros de acueductos.

A pesar de sus grandes logros en la administración del imperio, la vida privada de Claudio era poco afortunada. Tras dos matrimonios infructuosos (el primero con Plautia Urgulanilla y el segundo con Aelia Paetina) se casó en el año 38 con Valeria Mesalina, de 15 años. Nunca quiso a Claudio, pero ambicionaba el poder. En 41 ésta dio a luz su primer hijo, Británico. Tras esto se sentía protegida frente a todos los ataques exteriores y aprovechó su poder sin escrúpulos. Poco después tuvieron una hija, Octavia, pero Claudio ignoraba sus numerosos encuentros extramatrimoniales. Era fogosa y díscola, y se dedicó por diversión a ejercer la prostitución, apostando con todas las prostitutas de Roma y ganando. Tan sólo en 48, tras haberse casado secretamente Mesalina con Silio, el hijo de un conocido comandante militar y que también quería poder, y temiendo una revuelta, ordenó a los pretorianos que matasen a Silio y que en el mismo acto también eliminaran a Mesalina. La muerte de ésta fue muy trágica ya que murió en brazos de su madre.

En 49 y con una licencia especial del senado Claudio se casó con su sobrina Agripina la menor, hija de Agripina la mayor (a su vez hija de Marco Vipsanio Agripa, el amigo y privado de Augusto) y su hermano Germánico, hermana de Calígula. Esto facilitó el acceso al trono del hijo de Agripina, Lucio Domicio Nerón, en detrimento del hijo de Claudio, Británico. De hecho, es probable que fuera esta su cuarta esposa quien le envenenó para facilitar a su propio hijo Nerón la ascensión al trono imperial. Según algunos historiadores le proporcionó una comida con setas venenosas. La primera dosis sólo le produjo problemas intestinales. Así Agripina obligó a Jenofonte, médico personal del emperador, a proporcionarle otra dosis de veneno. Tras esto Claudio murió en la noche del 13 de octubre de 54 d.C. Tenía 64 años. Dejó un legado glorioso y puso los cimientos de una edad de oro del Imperio.

Hechos sobresalientes del Imperio de Claudioeditar

1.- Elegido por los pretorianos, es confirmado por el Senado. 2.- Se incorpora Britania al territorio romano. 3.- Se casa con Mesalina y por influencia de ésta destierra a Lucio Anneo Séneca. 4.- Condenada a muerte Mesalina, Claudio se casa con Agripina la Menor. 5.- Muere envenenado por disposición de ésta.

Neróneditar

En la época en que accedió al trono, Nerón era joven y abandonó el poder en manos de su madre, Agripina la Joven, su consejero y tutor Séneca, y la cabeza de la Guardia Pretoriana, Sexto Afranio Burro. Los problemas del Imperio se manejaron con buen criterio y el Senado disfrutó de un periodo de renovada influencia en los asuntos del estado. Sin embargo, los problemas pronto aparecieron en la vida personal de Nerón y en la creciente disputa por la influencia entre Agripina, Séneca y Burro.

Nerón, según sabemos, estaba insatisfecho con su matrimonio con Claudia Octavia y tendía a desatenderla, y así comenzó una relación con Claudia Actea, una antigua esclava. A pesar de que esto no era anormal en la corte imperial, se desconfió sobre si la relación era por algo más que por satisfacción sexual. En 55, Agripina trató de intervenir en favor de Octavia y la pidió a su hijo que olvidara a la amante. Burro y Séneca, por otra parte, eligieron apoyar a Nerón y a su decisión de obviar los consejos de su madre. Como la ira de Nerón crecía por el poder no oficial que ejercía su madre, comenzó a conspirar sobre su asesinato, justificándose con la acusación de que ella conspiraba sobre él, lo que no era cierto.

Cuando Popea Sabina, su amante favorita, se quedó embarazada, Nerón decidió casarse con ella, pero su matrimonio con Octavia debía ser anulado antes de ello. Al principio recurrió a la acusación de adulterio; sin embargo, era Nerón quien tenía ya la fama mientras que su mujer era tomada por la mujer romana ideal. Ya que no pudo encontrarse ninguna evidencia de ello, Nerón decidió basarse en su infertilidad, quedando libre para casarse con Popea y tener al hijo. No obstante, había calculado mal la reacción que esto produciría en el pueblo. El falso rumor de que pretendía reclamar a Octavia hizo a sus partidarios celebrarlo abiertamente, y las festividades acabaron en un motín en el que la multitud arrasó los retratos de Popea mientras cargaba con Octavia triunfalmente sobre los hombros. Nerón acudió a la fuerza para disolver la revuelta y deshacerse de la esposa. Después de todo, salió victorioso en la demanda por adulterio gracias a una "confesión" de su almirante Aniceto, que fue recompensado con un confortable exilio mientras Octavia fue sumariamente ejecutada. Nerón quedó libre para unirse a Popea, que dio a luz a su hija. No obstante, la niña murió prematuramente, y Nerón pronto la deificó. Cuando Popea finalmente murió durante otro embarazo, los rumores maliciosos señalaron que había sido a causa de abusos físicos por parte de Nerón, si bien este es un tópico en las biografías de los gobernantes tiránicos y debe ser tomado con cierto escepticismo. De cualquier modo, la deificó y la momificó a la costumbre egipcia antes que incinerarla. La blasfemia contra la deificada Popea se convirtió en la acusación recurrente entre sus enemigos políticos, un hecho que sin duda ayuda a explicar la amarga hostilidad de los historiadores hacia él.

La noche del 18 al 19 de julio de 64, en la que estalló el Gran incendio de Roma, Nerón por lo que conocemos estaba de asueto en su Anzio natal pero tuvo que volver con precipitación; el fuego duró una semana. Circuló el rumor de que Nerón había tocado su lira y cantado, en lo alto del Quirinal, mientras la ciudad ardía. El pueblo lo acusó de ser el responsable y hay varios indicios de que realmente lo fue, uno de ellos, inmortalizar su nombre llamando a Roma "Nerópolis", otras, los testimonios que dan los historiadores de la época, entre ellos, Suetonio. Nerón intentó desesperadamente desviar la atención de sí y acusó a una pequeña secta oriental llamada Cristianismo. Ordenó que los cristianos fueran arrojados a los leones, mientras que crucificó a otros muchos. Nerón probablemente haya sido el responsable del incendio, dado que algunas de sus acciones siguientes al desastre lo evidencian. Aunque promulgó prudentes regulaciones para la reconstrucción de la ciudad, inmediatamente después de la catástrofe se apropió de una enorme porción de terreno en el corazón de la misma Roma para edificar su nuevo palacio, el Domus Aurea ('Casa dorada').

De vuelta en Roma, Nerón encontró un ambiente más que frío. Cayo Julio Vindex, el gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló, y esto llevó a Nerón a una paranoica búsqueda de planes de traición; en este estado mental ordenó la eliminación de los patricios que le resultaron sospechosos. Su antiguo fiel sirviente Galba, gobernador de la Hispania Tarraconense, era uno de esos nobles peligrosos, así que el emperador ordenó su ejecución. Galba, a falta de otra alternativa, declaró su lealtad al Senado y a no reconocer más el poder de Nerón sobre el pueblo. Además, comenzó a organizar su propia campaña para hacerse con el Imperio: como resultado, Lucio Clodio Macer, legado de la Legio III Augusta en África, se rebeló y dejó de enviar el grano a Roma. Ninfidio Sabino sobornó a la guardia imperial, que se volvió contra el emperador con la promesa de recompensa monetaria por parte de Galba. El senado depuso a Nerón, que se suicidó el 9 de junio de 68. Con su muerte, la dinastía Julio-Claudia llegó a su fin.

Hechos sobresalientes del Imperio de Neróneditar

1.- Elegido emperador, es postergado el hijo de Claudio, Británico. 2.- Séneca de encarga de su educación, junto con S. A. Burro, prefecto del Pretorio. 3.- Agripina, perdida su influencia cerca de su hijo Nerón, se aproxima a Británico y a Octavia, esposa de Nerón. 4.- Perecen todos ellos por orden de Nerón. Nuevo matrimonio con Popea. 5.- Incendio Roma, atribuido por Nerón a los cristianos. Primera persecución cristiana. 6. Hostilidad de las clases elevadas: conspiración de Pisón descubierta. A causa de ella, se suicida Séneca.

Sobrino nietoseditar

Es interesante la frecuencia en que la relación sanguínea tío abuelo a sobrino nieto se da entre los gobernantes de la dinastía Julio-Claudia.

  1. Augusto era sobrino nieto de Julio César (y su hijo adoptivo).
  2. Calígula era sobrino nieto de Tiberio (también hijo adoptivo).
  3. Claudio era sobrino nieto de Augusto.
  4. Nerón era sobrino nieto de Claudio (hijo suyo por adopción).

La otra relación recurrente es la de padrastro y hijastro, que no lo es de sangre pero sí por alianza matrimonial:

  1. Tiberio era hijastro de Augusto.
  2. Nerón, así como era sobrino nieto de Claudio era también su hijastro (su madre Agripina fue sobrina de Claudio, y también su cuarta esposa).

La relación tío a sobrino también destaca: Tiberio era tío de Claudio, Claudio era tío de Calígula y este último tío de Nerón.

Ningún emperador Julio-Claudio fue descendiente sanguíneo directo de su predecesor. Tiberio y Claudio tenían sucesores de sangre (el nieto de Tiberio, Tiberio Gemelo y el hijo de Claudio Británico) disponibles para su sucesión, pero prefirieron a sus sobrino-nietos.

El hecho de que la sucesión ordinaria padre-hijo (o abuelo-nieto) nunca se diera ha contribuido a la imagen de la dinastía Julio-Claudia presentada en el Yo, Claudio de Robert Graves; un mundo peligroso en que los miembros de la familia, conspiradores, estaban siempre dispuestos a asesinar a los herederos directos para alcanzar ellos y sus familiares inmediatos, o sus amantes, la sucesión al trono, también se aprecia en la serie A.D. Anno Domini.

Emperadores de la dinastíaeditar

  1. Augusto (27 a. C.14 d. C.)
  2. Tiberio (14–37)
  3. Calígula (37–41)
  4. Claudio (41–54)
  5. Nerón (54–68)


Predecesor:
República romana
Dinastía Julio-Claudia
30 adC69 dC
Sucesor:
Dinastía Flavia

Véase tambiéneditar

Bibliografíaeditar

  • Matyszak, Philip. The Sons of Caesar: Imperial Rome's First Dynasty. London: Thames & Hudson, 2006 (tapa gruesa, ISBN 0-500-25128-2).
  • Anthony Kamm, The Romans: an Introduction
  • Suetonio, Vida de los doce Césares: http://www.fordham.edu/halsall/ancient/suetonius-index.html, en inglés
  • Anthony A. Barrett, Agrippina : Sex, power, and politics in the early Empire
  • Lectura y notas de la CLCV 1003A (Classical Roman Civilization); Carleton University
  • Wood, Susan, The Incredible, Vanishing Wives of Nero, http://www.portraitsofcaligula.com/3/miscellaneous1.htm, en inglés
  • Holztrattner, Franz, Poppaea Neronis Potens: Studien zu Poppaea Sabina, Berger & Söhne: Graz-Horn, 1995
  • N.A. Octavia, tragedia preservada en los escritos de Séneca.
  • Tácito, Anales.

Enlaces externoseditar








Creative Commons License