Esfera pública

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La consolidación de una esfera pública frente a otra privada en la vida de las personas, su clara diferenciación pero mutua dependencia, fue una de las principales conquistas de la civilización moderna. Creó un ámbito de intereses comunes, autoridades compartidas y poderes legítimos, junto a sus espacios, frente a otro perteneciente a cada cual, inviolable, en el que no cabía inmiscuirse. Los orígenes remotos de esa dicotomía se encuentran con diáfana claridad en ese período de borrosas fronteras –y con diversas intensidades según el país– que cubre el final de la era feudal y todo el Renacimiento. La distinción alcanza su plenitud con una doble revolución: la política, en su expresión liberal, y la económica en su expresión capitalista.1

En el pensamiento contemporáneo, uno de los desarrollos más influyentes de esta noción es el efectuado por Jürgen Habermas. La esfera pública (Öffentlichkeit, en el original alemán) estaría "configurada por aquellos espacios de espontaneidad social libres tanto de las interferencias estatales como de las regulaciones del mercado y de los poderosos medios de comunicación. En estos espacios de discusión y deliberación se hace uso público de la razón; de ahí surge la opinión pública en su fase informal, así como las organizaciones cívicas y, en general, todo aquello que desde fuera cuestiona, evalúa críticamente e influye en la política. En términos normativos, la publicidad puede entenderse como aquel espacio de encuentro entre sujetos libres e iguales que argumentan y razonan en un proceso discursivo abierto dirigido al mutuo entendimiento".2

En su libro "Historia y crítica de la opinión pública" (1962), Habermas presenta una indagación histórica exhaustiva y sumamente sugerente de la génesis de la «esfera pública» en la sociedad burguesa europea de los siglos XVIII y XIX y su posterior evolución y deformación en el siglo XX bajo la égida de los medios de comunicación de masas. El objeto central de esta obra es mostrar cómo la inicial esfera de debate y discusión se va transformando y reestructurando con fines puramente demostrativos y manipulativos, hasta el punto de que la ausencia de una genuina participación de los ciudadanos se torne no sólo deseable para quienes ejercen el poder político sino incluso aceptable para los propios ciudadanos.

Internet y esfera públicaeditar

La descentralización informativa provocada por la adquisición del internet como medio de comunicación genera una serie de dilemas con respecto a la denominación clásica de esfera pública, ya que anteriormente se tenía la clara delimitación física de la esfera pública como el lugar en el las oposiciones y diferentes corrientes ideológicas ponían a debate sus argumentos, pero con el surgimiento de comunidades virtuales y redes sociales está delimitación se vuelto difusa y un tanto complicada de dimensionar, ya que el individuo como ente presencial ya no existe y ha sido reemplazado por un conjunto de códigos y pixeles que representan su ideología. Sin duda este cambio de paradigma comunicacional ha provocado un reajuste dentro del ejercicio del intercambio de ideologías políticas y sociales, siendo el de la promesa de una esfera pública revivida en la que la información fluye sin limitación, pero esta misma promesa ha causado una saturación de corrientes de opinión individualizadas que ha hecho que la posturas firmes que antes existían se pierdan. De igual forma la supuesta libertad del internet como esfera pública ha estado sujeta a escepticismo, ya que la esencia libre del internet promete la libre divulgación pero también la exposición total de los individuos que exponen su ideología, por lo que se está sujeto a la mirada y monitorización de cualquier persona y organización privada o gubernamental. Este aspecto hace que se pierda la premisa principal de la naturaleza del concepto de esfera pública, ya que las ideas no son expuestas con libertad por miedo a la represión.

Referenciaseditar

  1. Richard Sennett: El declive del hombre público, Anagrama, Barcelona, 2011, pág. 1.
  2. Juan Carlos Velasco: Para leer a Habermas, Alianza, Madrid, 2003, pág. 170.

Bibliografíaeditar

  • Habermas, Jürgen: Historia y crítica de la opinión pública, Gustavo Gili, Barcelona, 1982.
  • Sennett, Richard: El declive del hombre público, Anagrama, Barcelona, 2011.







Creative Commons License