Filosofía oriental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En Occidente, el término filosofía oriental se refiere a las diversas corrientes filosóficas y religiosas que se desarrollaron en Asia del Sur y Asia Oriental. Ha habido discusiones sobre la temática de llamar religiones a algunas corrientes de pensamiento oriental. En realidad la discusión se basa en una problemática semántica y de pertinencia en el uso del término «religión» para muchas escuelas, las budistas por ejemplo. Cuando algunas escuelas budistas alegan que lo que ellos practican no es una religión, sino una filosofía, en realidad lo que quieren decir es que su forma religiosa no se adapta a los cánones occidentales sobre los elementos que debe tener una religión (por ejemplo dogmas revelados).

Si quisiéramos ser más pertinentes en lo que es referirse a estas escuelas que no aceptan el uso del término «religión» para denominar lo que ellos prefieren llamar «filosofía», deberíamos emplear el término filosofía religiosa. Contrariamente a lo que han defendido muchos autores, una persona no puede ser budista y cristiana al mismo tiempo. Los postulados filosófico-religiosos del budismo no permiten la aceptación de la mayoría de los dogmas cristianos.

Ejemplos de filosofías religiosas orientales son el budismo, el taoísmo y el confucianismo. En Occidente también se considera a las doctrinas religiosas orientales como parte de la tradición de Oriente, siendo algunos ejemplos conocidos el hinduismo, la religión china, el mazdeísmo (la religión persa), la religión japonesa y la religión coreana; esta consideración se hace porque en Oriente la religión va de la mano de una fundamentación filosófica primaria.

Posiblemente se haya querido entender a las religiones y doctrinas religiosas orientales usando elementos propios del cristianismo, el judaísmo y el islamismo. El denominador común de las escuelas orientales no contiene elementos como dogmas de fe, clero fijo, sacramentos, instituciones de las que uno dependa completamente para practicar su religión.

Cuando el término «filosofía» se utiliza en un contexto académico, se refiere más bien a la tradición que comenzó con los griegos, que legó textos, los cuales han sido estudiados e investigados, y que partiendo de allí siguieron a toda la línea de la filosofía occidental. En el sector canónico académico de las universidades estadounidenses y europeas, los textos relacionados con las religiones orientales no se consideran filosóficos, ya que lo académicamente aceptado es que solo la historia del pensamiento occidental es considerada como filosofía. Obviamente esta denominación responde a un criterio historicista, y no evalúa al concepto de filosofía como campo de pensamiento.

Principales escuelas orientaleseditar

Budismoeditar

Sidharta Gautama se considera el padre del budismo, mas no siempre una deidad.

El budismo es un sistema de creencias basados en las enseñanzas de Buda. El tema de la existencia de Dios es en gran medida irrelevante en el budismo. Hay escuelas budistas que dejan a un lado el término «Dios», y otras que lo aplican. Cuando un budista acepta utilizar el término «Dios», se refiere a un concepto idéntico al Brahman impersonal del hinduismo. «Dios» es aceptado en el budismo en tanto que se refiera a la nada, el vacío, o el estado nirvana. Cuando una escuela budista reniega del uso del término «Dios», está negando la existencia, o dejando a un lado a Dios como lo puede ver un cristiano o un judío (de forma personal, separada de su creación y criaturas).

Buda expresó su desacuerdo con que se le dé algún tipo de estatus divino o inspiración divina, y dijo que cualquier persona podía alcanzar el conocimiento que él había alcanzado.

Aparte de Buda, otra persona importante en el desarrollo del budismo fue Sariputra, quien estructuró el método de enseñanza del budismo, desarrollando un procedimiento por el que permitía a los discípulos comprender y recordar perfectamente todos los detalles, ya que hay que tener en cuenta que la doctrina budista se transmitía de maestro a discípulo de manera oral. Ese es el motivo de que toda la doctrina se base en enumeraciones de conceptos.

La doctrina budista se basa en las cuatro nobles verdades (axiomas sin discusión que fueron expuestos por Buda durante un sermón que dio en Benarés a sus discípulos):

  • dukkha: Toda la vida es sufrimiento. Cierto es que en la vida existen momentos de placer, pero son estados transitorios, que rápidamente desaparecen y se diluyen en el dolor circundante.
  • samudaia: Hay una causa de sufrimiento, que es apego o el deseo (tanha) enraizada en la ignorancia. Se sufre por no poder alcanzar los deseos que tenemos.
  • nirodha: Hay un fin del sufrimiento, que es nirvana, entendido como un estado espiritual de cesación del deseo, y por tanto del sufrimiento, no como un lugar físico.
  • marga: Para llegar al nirvana, existe una manera, que es seguir el noble sendero óctuple, llamado así porque se basa en adquirir ocho virtudes, consiguiendo de esa manera la visión y el conocimiento que conduce al despertar.

Sin embargo, la doctrina budista, como tal, tiene sus cimientos más en las doctrinas de:

  • anatta (que especifica que todo es importante, sin ser metafísico) y
  • pratitia-samutpada que delimita el concepto budista de la causalidad y que Nagaryuna asocia con la vacuidad.

La mayoría de las sectas budistas creen en el karma, una causa-efecto entre todo lo que se ha hecho y todo lo que se hará. Los budistas creen que los eventos que se producen son el resultado directo de los eventos anteriores. Uno de los efectos del karma es el renacimiento (un concepto distinto que la reencarnación del hinduismo). En la muerte, el karma de una vida determina la naturaleza de la próxima existencia de la vida. El objetivo final de un practicante budista es eliminar el karma (tanto bueno como malo), poner fin al ciclo de sufrimiento y renacimiento, y alcanzar el nirvana, generalmente traducido como el despertar o la iluminación.

Budismo zeneditar

El zen (en japonés) o chan (en chino) es una fusión de la escuela dhyana del budismo mahayana con los principios taoístas. Bodhidharma fue un legendario monje indio que viajó a China en el siglo V. Allí, en el templo shaolín, comenzó la escuela chan del budismo, que en Japón y en Occidente se conoce como el budismo zen.

La doctrina zen hace hincapié en la existencia en este momento, ahora mismo. El zen enseña que el universo entero es una manifestación de la mente, y alienta a los meditadores a confirmar esto por sí mismos a través de visión directa, satori. Las escuelas zen han sido históricamente divididas entre los que conciben la búsqueda de la iluminación como un acontecimiento repentino (rinzai), o como fruto de un cultivo gradual (soto). Los practicantes del zen participan en sesiones de zazen (sentado), la meditación, como otras escuelas, pero el zen se caracteriza por shikantaza (simplemente estar sentado) en contraposición con prácticas centradas en la respiración o el uso de mantras. La escuela rinzai es notable por la utilización de los koan, adivinanzas diseñadas para obligar a los estudiantes a abandonar los intentos inútiles para entender la naturaleza del universo a través de la lógica.

Lokaiataeditar

Chárvaka (siglo VII a. C.) fue un escritor materialista y ateo que propuso un sistema de ética basado en el pensamiento racional, llamado lokaiata. Su escuela y sus textos fueron destruidos por varios gobiernos de reyes hinduistas. El único rastro que queda de sus escritos son algunas críticas en textos religiosos hinduistas.

Legalismoeditar

Fue una doctrina de la Antigua China que defendía la supremacía del derecho divino de gobernar de los reyes, y posteriormente, el emperador. Básicamente era la doctrina oficial de la corte imperial ya que promovía la subordinación incuestionable al poder monárquico del emperador al considerar que éste era el «hijo del Cielo», es decir, el elegido por los dioses para gobernar a los mortales, por lo que frecuentemente los monarcas chinos eran considerados por los legalistas como descendientes de los mismos dioses, siendo la religión dominante en China la que proponía al emperador como su máxima figura terrenal vinculada al Cielo, y por ende la legalidad imperial debía ser incuestionable.

Confucianismoeditar

Es la principal ideología en China y surgió durante la dinastía Han, y todavía puede ser considerado como un importante elemento subyacente de la cultura del Extremo Oriente. Se podría entender como una social ética y humanista de un sistema centrado en los seres humanos y sus relaciones. En el confusionismo se hace hincapié en los rituales formales en todos los aspectos de la vida, desde casi las ceremonias religiosas de estricta cortesía y deferencia a uno de los ancianos, especialmente a los padres y al Estado en la forma del emperador.

Taoísmoeditar

Es la ideología filosófica más crítica contra el legalismo imperial, y también con el confucianismo. Surgió en la Antigua China en el período de los Siete Reinos Combatientes, donde el sabio chino Lao-Tsé escribió el Tao Te King, considerado una de las obras más notables de la filosofía oriental, y a partir de la cual se originó el taoísmo. Esta filosofía parte de elementos metafísicos y existencialistas sobre los cuales luego plasma la idea de un cambio constante en la naturaleza y en la vida humana. El taoísmo parte de la idea del tao como origen de todo lo existente, y explica que el cambio entre fuerzas opuestas es lo que mueve al universo. esas fuerzas son yin y yang y sus cambios cíclicos permiten que se armonice la naturaleza, y por eso según el taoísmo es el cambio lo que armonizaría la vida del hombre, ya que el estancamiento en una sola forma rígida solo concluye en desarmonía y devastación.

Los conceptos taoístas dieron origen a la medicina tradicional china y a distintas disciplinas como el tai chi chuan, el chi-kung y diversas formas de artes marciales. El taoísmo comparte muchos ideales similares a los del budismo y también prácticas semejantes como la meditación, pero difiere del budismo en el hecho de que los taoístas no creen en la reencarnación ni tampoco en el concepto de la vida después de la muerte, razón por la cual el taoísmo antiguo buscaba como meta la inmortalidad del ser humano.

Mohísmoeditar

Fue una escuela filosófica de la Antigua China desarrollada por el pensador Mo-Tsé. Al igual que el taoísmo, el mohísmo critica al legalismo por su idea de sumisión absoluta al poder imperial y también al confucianismo por su idea de que la educación académica es la única forma de conocimiento y que solo los letrados posean derecho a gobernar a los no-letrados. Pese a tener semejanzas con el taoísmo por sus ideales acráticos y radicales, el mohísmo no comparte muchas de las posturas metafísicas del taoísmo y no se basa en el Tao te ching de Lao-Tsé. A pesar de haber sido una escuela importante en la China antigua, el mohísmo no sobrevivió al pasar de los milenios y no llegó a ser tan masivo como el taoísmo ni popular como el confucianismo.

Doctrinas generalmente religiosaseditar

En la siguiente sección se presenta un resumen de las tradiciones religiosas orientales principales.

Hinduismoeditar

Los hinduistas consideran que su tradición religiosa es la más antigua del mundo. Tuvo sus orígenes en el antigua religión védica (fines del II milenio a. C.).

Es la tercera religión más grande del planeta, con más de mil millones de creyentes.

Se caracteriza por un conjunto diverso de principios, prácticas y escrituras.

Dentro del hinduismo existen escrituras religiosas importantísimas, las llamadas Upanishad (de los últimos siglos del I milenio a. C.). Tratan temas ontológicos muy profundos, y son muy acabadas en el uso de la lógica, a la vez que no pierden su carácter devocional y religioso.

Existen muchas creencias consolidadas en escuelas religiosas. Tales pueden ser el visnuismo, el krisnaísmo y el shivaísmo, las cuales sí responden al esquema más occidental y cristiano del concepto de «religión», dado que contienen dogmas e instituciones de las que uno depende indefectiblemente para la práctica religiosa. Son religiones que parten de un conjunto de dogmas revelados e incuestionables, y que luego desarrollan un complejo sistema teológico.

Existen muchas costumbres de adoración, que se relacionan con la tradición:

Sijismoeditar

Las características más importantes de la doctrina sij son los siguientes:

  • simran y sewa: estas son las bases del sijismo. Es el deber de cada sij el practicar naam simran (‘meditación en el nombre’) diariamente y hacer sewa (servicio altruista) siempre que exista la posiblidad, ya sea en en gurdwaras (lugares de culto sij), centros comunitarios, casas de personas mayores, durante desastres mundiales, etc.
  • Los tres pilares del sijismo: Gurú Nanak formalizó tres importantes pilares del sijismo:
  • Naam japna: un sij debe practicar de manera diaria la meditación y el nitnem (una rutina de rezo diario) recitando y salmodiando el nombre de Dios.
  • Kirat karni: vivir de manera honesta y ganarse la vida a través de sus esfuerzos mentales y físicos al mismo tiempo de aceptar las bendiciones y regalos de Dios. Un sij debe vivir como dueño de su casa, cargando consigo sus responsabilidades al máximo.
  • Vand chakna: los sijes deben compartir su riqueza con la comunidad y los demás en general mediante a práctica de daan (caridad) y dasvand.
  • Matar a los cinco ladrones: los gurús sijes decían que la mente es atacada constantemente por los cinco ladrones: kam (lujuria), krodh (ira), Lobh (avaricia), moj (ignorancia) y ahankar (ego). Un sij debe superar estos cinco vicios constantemente.
  • Cualidades humanas positivas: los gurúes sijes enseñaron que los sijes deben desarrollar cualidades positivas que lo acercan a Dios y lo alejan de la maldad: sat (veracidad), daia (compasión), santokh (contentamiento), nimrata (humildad) y piare (amor).

Jainismoeditar

El jainismo fue fundado por Mahavira, un líder religioso que vivió en la misma época que Buda. La palabra yaina proviene de yina (‘victoria’), refiriéndose a aquellos que han logrado la victoria sobre sus propias pasiones.

El jainismo enseña el ascetismo ―actos de auto-disciplina, auto-privación y auto-negación― como el camino a la iluminación.

La población yainista se concentra en la India y supera los 10 millones. La comunidad yaina se encuentra entre las más prósperas de la India.

Sintoísmoeditar

Es la religión tradicional del Japón y la que establece a los dioses como ancestros directos de los emperadores. Su creencia es politeísta y sostiene que todo en la naturaleza posee un origen espiritual ya que los espíritus originarios de la naturaleza son unos seres llamados kami. Según la tradición sinto existen diversos tipos de kami, siendo la más venerada de todas la Kamisama o diosa de todos los dioses, la cual es Amaterasu, la diosa del Sol. Así mismo en la tradición sintoísta existen otros dioses de gran importancia, siendo los principales de ellos Izanami, Izanagi, Inari, Raijin, Fūjin, y otras entidades Kami asociadas a distintos elementos de la naturaleza. Los sintoístas también creen en la existencia de otros espíritus o seres místicos que no son considerados como dioses pero si se los vincula a éstos, como por ejemplo, los Kitsune vinculados a Inari, y también otros seres como los Oni y los Onryō.

En ciertas creencias sintoístas se considera que la naturaleza manifiesta una energía conocida como chi, la cual también es considerada por otras religiones orientales y también por doctrinas asiáticas que no consideran al chi bajo un contexto religioso sino más bien bajo una metafísica filosófica. Además para algunas creencias sintoístas, la naturaleza de esta energía puede ser maligna o benigna según como se manifieste, siendo llamado gou el aspecto oscuro o maligno de las entidades espirituales, y shin su aspecto luminoso y benigno.

Taoísmo religiosoeditar

Fue originado por el monje chino Zhang Dao-Ling en el año 142 d. C., aproximadamente 600 años después de la muerte de Lao-Tsé. Difiere del taoísmo filosófico en muchos aspectos, principalmente en la creencia de deidades de la religión tradicional china que no eran aceptadas por el taoísmo de Lao-Tsé, y también en otras creencias que no eran afines al taoísmo filosófico, como el culto a los antepasados y la creencia en la vida después de la muerte.

La religión taoísta generalmente no comparte los ideales acráticos del taoísmo filosófico y también es contraria a éste en el hecho de adorar a muchos dioses de la mitología china antigua, como lo son Guan Yu y Son Wu-Kong. También rinde culto a otros dioses como los Ocho Inmortales, los cuales son reconocidos por casi todas las formas de taoísmo, aunque los más filosóficos no los consideran deidades ni seres sobrenaturales.

Por lo general, la religión taoísta resulta ser un sincretismo de elementos taoístas mezclados con creencias animistas y religiosas del más variado índole, tanto en las deidades antiguas como en los espíritus y elementos de culto exclusivos de diferentes regiones, como por ejemplo lo es el taoísmo religioso de Taiwán.

Confucianismo religiosoeditar

Surgió posteriormente al neoconfucianismo y difiere del confucianismo tradicional en el hecho de que es menos moralista y más religioso. Su principal característica es el adorar a Confucio a modo de deidad, pese a que éste no se consideraba así ni promovía culto a su persona. Incluso así comparte con el confucianismo tradicional el hecho de acentuar la práctica ritual como algo importante, algo que la religión confucianista acentúa aún más ya que da mayor importancia a los elementos espiritistas y a los cultos animistas como la invocación a los antepasados. Los religiosos confucianistas suelen adoptar prácticas sincréticas que mezclan elementos confucianos tradicionales con otros elementos extraídos de las creencias religiosas locales o personales.

Budismo religiosoeditar

Son todas aquellas religiones budistas que resultan ser un sincretismo entre las enseñanzas de Buda y las creencias religosas locales. Así por ejemplo, el budismo tibetano mezcla conceptos budistas con el folclor tradicional del Tíbet. Cabe destacar que el budismo zen que en la práctica ejercen la mayoría de los japoneses es en realidad el budismo sinto que resulta ser la unión sincrética entre conceptos budistas y la religión sintoísta, así por ejemplo, es usual que en Japón se crea que ciertos dioses, como Agyo y Ungyo sean los guardaespaldas de Buda, cuando en realidad en las demás escuelas budistas, incluyendo el zen, Buda no cuenta con guardaespaldas ni nada semejante, y Agyo y Ungyo eran tradicionalmente dos deidades de la ira y la furia en el sintoísmo antiguo.

Zoroastrismoeditar

El libro sagrado de los persas es el Avesta, atribuido a Zoroastro, un filósofo medo que vivió en el siglo VI a. C. La doctrina reconoce un Ser Supremo, que es eterno, infinito, fuente de toda belleza, generador de la equidad y de la justicia, sin iguales, existente por sí mismo o incausado y hacedor de todas las cosas. Del núcleo de su persona salieron Ormuz y Arimán, principios de todo lo bueno y de todo lo malo, respectivamente. Ambos produjeron una multitud de genios buenos y malos, en todo acorde con su naturaleza. Y así, el mundo quedó dividido bajo el influjo de estos dos grupos de espíritus divididos y bien diferenciados. Esto es lo que explica la lucha en el orden físico y moral, en el universo. El alma es inmortal y más allá de esta vida, le está reservada la obtención de un premio o de un castigo.

La inclinación hacia el mal tiene su origen en el pecado con el que se contaminó el primer hombre. Esta denodada lucha entre Ormuz y Arimán ha de tener un desenlace final, y el triunfo será de Ormuz, el principio del bien. En el pensamiento persa se advierte claramente dibujado un dualismo. Con posterioridad, se ha presentado en las diversas formas del maniqueísmo antiguo y moderno. En el libro sagrado Avesta se encuentran vestigios de diversas creencias primitivas: los dogmas de la unidad divina, de la creación, de la inmortalidad del alma, de premios y castigos en una vida futura. Es de señalar que en esta lucha entre los genios malos y buenos, se halle un paralelismo con la concepción judeocristiana, de la lucha entre los ángeles sumisos al Creador y los que contra él se revelaron.


Véase tambiéneditar

Bibliografíaeditar








Creative Commons License