Guerra Chiquita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Guerra Chiquita (1879-1880) fue el segundo de los tres conflictos de la Guerra Cubana de la Independencia contra España. Fue la continuación de la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y precedió a la Guerra de Independencia cubana, que logró que los cubanos se independizaran de España.

El general cubano Calixto García.

Comenzó el 26 de agosto de 1879, y luego de algunos sucesos menores, la guerra terminó cuando los rebeldes fueron derrotados en septiembre de 1880. El 24 de agosto de 1879 se escuchó el grito: «¡Independencia o muerte! en los campos de las inmediaciones de Rioja, próximo a la oriental ciudad de Holguín y posteriormente se extendió hacia la región de Gibara.

Causas de la Guerra Chiquitaeditar

La Guerra de los Diez Años (1868-1878) había terminado como un fracaso. El Pacto de Zanjón frustró casi cualquier idea independentista. El descontento, insatisfacción e incumplimiento de promesas llevaron a los cubanos a un nuevo alzamiento.

Desarrolloeditar

Organizacióneditar

En Santiago de Cuba, el general Guillermón Moncada apresuraba también el levantamiento, internándose en los montes. En 1878 quedó constituido el Comité Revolucionario de la Emigración Cubana, llamado asimismo Comité de los Cinco que, bajo la presidencia de José Francisco Lamadriz, se encargó de la búsqueda de vías de auxilio a los combatientes que continuaban la lucha en la isla; además de llevar adelante la organización, preparación y dirección de un nuevo período de lucha armada. El fin de la Guerra de los Diez Años se imponía inexorablemente. La contribución de los emigrados fue efectiva. Se incorporó el mayor general Calixto García a su dirección, y asumió como nuevo nombre el de Comité Revolucionario Cubano.

La decisión de lucha era fuerte, pero la desunión e innumerables contradicciones lastraban el desempeño conspirativo. El alcance nefasto de estos problemas se pondría en evidencia al iniciarse los alzamientos armados en agosto de 1879. Dentro y fuera de Cuba se crearon clubes secretos en apoyo a la lucha.

La lucha en Cubaeditar

No hubo muchos combates en esta guerra. Los pocos efectuados terminaron con reveses para los cubanos. A pesar de la disposición de los mambises, existía escasez de balas y el entrenado ejército español era muy superior.

Causas del fracasoeditar

Pero la ausencia en la ínsula de jefes militares de gran importancia para la dirección de la lucha, como Antonio Maceo y Calixto García, la carencia de armamentos y municiones y de ayuda exterior, condicionaban el desaliento y la falta de fe en la victoria. En occidente, los principales dirigentes del levantamiento fueron apresados y en el resto de la nación muchos líderes, entre ellos el propio Calixto García, se vieron forzados a capitular en 1879 y 1880. Inició a Martí como dirigente del pueblo cubano, con lo que ganó experiencia para organizar la Guerra del 95.

Importancia histórica para el pueblo de Cubaeditar

Aunque fracasó, la Guerra Chiquita contó con elementos de organización superior a los de guerras anteriores libradas en Cuba y sirvió de experiencia en el difícil camino de alcanzar la necesaria e impostergable unidad en los esfuerzos revolucionarios cubanos.








Creative Commons License