Heinrich Wölfflin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Heinrich Wölfflin.

Heinrich Wölfflin (21 de junio de 1864 Winterthur - 19 de julio de 1945, Zurich) fue un famoso crítico del arte suizo, profesor en Basilea, Berlín y Munich, considerado como uno de los mejores historiadores de arte de toda Europa.

Trayectoriaeditar

Estudia en Basilea, en 1882, aunque luego sigue su formación en Berlín y Munich (1883-86); en esta ciudad defiende su tesis Prolegómenos a una psicología de la arquitectura. En 1887 hace una estancia en Roma y viaja a Grecia. En 1889, en Florencia, Wölfflin inicia su amistad con historiadores del arte de la talla de Hildebrand y Fiedler.

Precisamente entre 1888 y 1898 hizo numerosos trabajos sobre el arte italiano en Basilea. Pues, desde 1893, Wölfflin es profesor en Basilea, en la cátedra que ocupó Jakob Burckhardt. Mantuvo de hecho una correspondencia con Burckhardt, entre 1882 y 1897, que se publicaría en Basilea, 1951.

De todos modos, luego fue profesor en Berlín, durante un largo período (1901-1912) y otro tanto en Múnich (1914-1924), por lo que Wölfflin es un historiador del arte germánico de amplio eco.

Die Klassische Kunst (1899), fue acogido con entusiasmo por el británico Roger Fry. Entre sus alumnos se destacan los historiadores del arte Rudolf Wittkower y Sigfried Giedion y el escultor Naum Gabo.

José Moreno Villa tradujo el libro capital de Wölfflin, Conceptos fundamentales en la Historia del Arte, en 1924.

El punto de vista de Wölfflineditar

Definió la historia del arte como una historia más bien independiente del contexto social, económico o religioso a través del Renacimiento (siglo XVI) y el Barroco (siglo XVII). Prefiere hablar de una "historia de los estilos", "la vida íntima del arte" (Renacimiento y Barroco). Analizó las diferencias de estos dos estilos insistiendo en que a finales del siglo XVII se produjo un cambio semejante pero de sentido inverso, una "vuelta atrás".

Concretamente Wölffin caracteriza el Barroco por cinco rasgos: 1) La búsqueda del movimiento real, por el hecho de que se construyan edificaciones con paredes onduladas y también la búsqueda del imaginario, por el hecho de que se pinten personajes capaces de acciones violentas. 2) Intento de sugerir el infinito. Este aspecto se muestra claro en el lago de Versalles. En este estilo el camino se pierde en el horizonte. 3) La importancia de la luz y de sus efectos. 4) El gusto por la teatralidad, por lo escenográfico y fastuoso. 5) La tendencia a mezclar las disciplinas artísticas.

Obraseditar

  • Prolegomena zur einer Psycologie der Arquitectur (1886).
  • Renaissance und Barock (1888). Tr.: Renacimiento y Barroco , Paidós ibérica, 2009 ISBN 978-84-7509-350-5.
  • Die Klassische Kunst (1899, con prólogo para la ed. italiana en 1941). Tr.: El arte clásico: una introducción al Renacimiento italiano, Madrid, Alianza, 1995 ISBN 978-84-206-7026-3
  • Zur Kritik von Dürers Dresdner Atlas (1905)
  • Kunstgeschichtliche Grurndbegriffe (1915, revisado en 1933). Tr.: Conceptos fundamentales para la historia del arte, Espasa-Calpe, 2007 ISBN 978-84-670-2385-5
  • Das Erklären von Kunstwerten (1916)
  • Gedanken zur Kunstgeschichte (1941). Tr.: Reflexiones sobre la historia del arte, Edicions 62, 1988 ISBN 978-84-297-2772-2
  • Kleine Schriften (1946), artículos de 1886-1933, editados por J. Gantner

Referenciaseditar

  • Bernard Teyssèdre, Presentación a Renacimiento y Barroco, Madrid, A. Corazón, 1977.
  • L. Venturi, Historia de la crítica de arte, Barcelona, Gustavo Gili, 1979.







Creative Commons License