Huelga de hambre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una huelga de hambre no es más que la abstinencia de alimentos que se impone a sí misma una persona, en forma voluntaria mostrando de este modo su decisión de morir si no consigue lo que pretende. Esta actitud suele venir determinada por el deseo de poner en evidencia una situación de injusticia.

Una variante de la huelga de hambre, es el ayuno, que consiste en una restricción alimentaría por un período breve prefijado, a diferencia de la huelga de hambre, que por definición es por tiempo pero se puede decir que es innovable.

La huelga de hambre es una herramienta de lucha no violenta, que consiste en renunciar a cualquier tipo de alimentación para reivindicar el cumplimiento de algún derecho, eliminar reglas o normas consideradas ilegítimas por el sujeto huelguista.

Puede tener una duración determinada o ser ilimitada, en el segundo caso el desenlace final será la muerte por inanición que sobrevendrá entre los 60 y 90 días del comienzo de la misma.1

El médico debe respetar la autonomía de la persona (...) Toda decisión pierde fuerza moral si se toma involuntariamente bajo amenazas, presión o coerción de los pares. No se debe obligar a las personas en huelga de hambre a ser tratadas si lo rechazan. La alimentación forzada contra un rechazo informado y voluntario es injustificable. La alimentación artificial con el consentimiento explícito o implícito de la persona en huelga de hambre es aceptable éticamente y puede evitar que la persona alcance un estado crítico.

Declaración de Malta de la AMM sobre las Personas en Huelga de Hambre

Definicióneditar

Una huelga de hambre no es más que la abstinencia de alimentos que se impone a sí misma una persona, en forma voluntaria mostrando de este modo su decisión de morir si no consigue lo que pretende. Esta actitud suele venir determinada por el deseo de poner en evidencia una situación de injusticia.

Una variante de la huelga de hambre, es el ayuno, que consiste en una restricción alimentaría por un período breve prefijado, a diferencia de la huelga de hambre, que por definición es por tiempo pero se puede decir que es innovable.

Involucradoseditar

Este tipo de huelgas estará constituido generalmente por lo siguiente:

  1. Los huelguistas que son los emergentes de un grupo social que integra la unidad significativa de protesta o reivindicación.
  2. El grupo de apoyo es un grupo de personas que voluntaria y responsablemente está dispuesta a colaborar en el buen desarrollo de la medida. Es de desear que ese grupo surja del mismo ámbito que los huelguistas (compañeros de trabajo, militantes sociales, etc.). Es el responsable del mantenimiento de la infraestructura, comunicaciones del grupo huelguista, u otras necesidades puntuales.
  3. El equipo técnico. Es condición imprescindible que sea interdisciplinario (auxiliares de enfermería, asistentes sociales, dietistas, médicos y psicólogos). Este grupo es el que frecuentemente falta.2

Aspectos fisiológicoseditar

Durante la evolución de la huelga de hambre se suceden al igual que en ayuno tres fases:

  1. Primera fase: consumo principal de los hidratos de carbono de reserva.
  2. Segunda fase: consumo principal de las grasas
  3. Tercera fase: consumo grave de proteínas

Primera faseeditar

La primera fase del ayuno o huelga de hambre dura aproximadamente un día y medio. En esta fase se consumen las reservas de glucosa almacenadas en el hígado y en los músculos. La reserva de glucosa para un hombre de características: (70 kg de peso y 1,74 m de altura) es de unos 300 gramos lo que equivale a unas 1.200 kcal (puesto que se obtienen unas 4 kcal/g de la combustión de 1 g de glucosa).

Existen dos objetivos principales en las primeras fases del ayuno:

  1. el mantenimiento de la glucosa para el cerebro
  2. el mantenimiento de las proteínas

Durante los dos primeros días se consume la glucosa circulante y la glucosa hepática almacenada en forma de glucógeno, así como la glucosa muscular. La glucemia disminuye a los dos o tres días para comenzar a utilizarse las grasas, ácidos grasos y los cuerpos cetónicos.

El glucógeno necesita una gran cantidad de agua para almacenarse, así para almacenar un gramo de glucógeno muscular se necesitan 4 g de agua, por lo tanto se trata de un tipo de energía a utilizar y consumir en casos de necesidad como es el ayuno hídrico. Como se necesita tanta agua para depositarse a nivel intracelular el gramo de glucógeno solo se obtendrán una o dos kilocalorías. Todos estos datos llevan a la conclusión de que la glucosa almacenada en el organismo, ya sea como tal o como glucógeno se consume rápidamente. Así los hidratos de carbono almacenados son insuficientes a nivel energético. El glucógeno muscular puede proporcionar energía para unas 12 horas.

La glucemia desciende durante los primeros días de 10 a 15 mg Y así la célula beta del páncreas deja de liberar insulina. El descenso de la insulina puede hacer que el músculo libere proteínas, principalmente aminoácidos como la alanina necesarios para la gluconeogénesis, obteniéndose 180 g de glucosa, 140 de los cuales se transformarán en CO2 y H2O a nivel cerebral. Unos 36 g se reciclan con la glicólisis anaerobia (hematíes, leucocitos, médula ósea y renal) llegando a piruvato y lactato volviendo a formar glucosa por el ciclo de Cori. En este ciclo de Cori se convierten dos moléculas de lactato en glucosa, utilizando energía hepática de la oxidación grasa y evitándose así la gluconeogénesis a partir de proteínas.3

Segunda faseeditar

En esta segunda fase que ocurre a partir del quinto día aproximadamente el organismo pasa de consumir la glucosa y el glucógeno almacenados a consumir las grasas. En el organismo humano existen aproximadamente unos 10-11 kg de grasa que aportan a partir de 9 kcal/g unas 100.000 kcal, y pueden durar más de 40 días. El epiplón, la grasa perirrenal y el tejido subcutáneo constituyen la reserva energética más importante y están completamente disponibles para tal fin

En el ayuno o huelga de hambre tenemos dos fuentes de energía:

  1. proteínas musculares
  2. triglicéridos del tejido adiposo

Y dos vías de utilización:

  1. combustión total de glucosa, como va a suceder en el cerebro
  2. la glicólisis anaerobia, como va a ocurrir en los hematíes, y los ácidos grasos libres y cuerpos cetónicos por el resto del organismo

Entre la fase primera y la segunda fase del ayuno si se pierden algunas proteínas musculares no ha de ser de forma excesiva por que los hechos demuestran que no se pierde excesiva masa muscular incluso con ayunos de dos o tres semanas.

Los cuerpos cetónicos que son productos de la degradación de las grasas en este momento pueden ser también utilizados para la formación de energía llegando a aportar dos terceras partes de la energía total que necesita en cerebro, este proceso ocurre al cabo de las 2 semanas de huelga y el consumo de estos cuerpos explica el mal aliento y el mal olor de la orina.

En esta fase empiezan a dañarse órganos importantes como el hígado y los riñones y una vez se alcanza la semana de ayuno, la acidosis afecta a la función del corazón empeorando la circulación y el cerebro empieza a tener fallos por la falta de riego perdiendo algunas funciones.

Tercera faseeditar

A partir del vigésimo día de huelga se comienzan a consumir e lpico lleno de proteínas musculares. Se produce un apetito desmedido tras un gran adelgazamiento y una gran debilidad y tras una pérdida de interés por la comida durante casi todo el ayuno excepto durante los dos o tres primeros días. La albuminemia y los edemas son una prueba de la autofagia y de la autodigestión proteica. Se puede producir a partir de los 20, 30 o 40 días o incluso más y varía en función de las características constitucionales de cada individuo.

Dependiendo de cada organismo a partir de los 30 días la desnutrición afecta a todos los sistemas y comienza a experimentarse un cansancio desmesurado que prácticamente impide hablar. Ya a partir de los cuarenta o cincuenta días, el deterioro se hace notable por el desgaste físico, produciendo inmovilidad y llegando a producir pérdidas de consciencia por la falta de energía. La muerte por inanición se puede llegar a producir por falta de riego al cerebro o por un fallo cardiaco.4

las reservas energéticas para un hombre medio de 70 kg de peso y 1,7 m de altura. Teniendo un metabolismo basal de 40 kcal/h, posee un requerimiento energético de 1.700 kcal/en 24 h . Teniendo una reserva energética de 125.640 kcal teóricamente podría resistir con un ayuno hídrico 74 días.

Cahill y Owen

Casoseditar

Personas que llevaron a cabo huelga de hambre sin que esta llegase a un término fatal para el huelguista:

Fallecidos por huelgas de hambreeditar

Presos políticos en Españaeditar

Jose Manuel Sevillano De 31 años. Murió a los 175 días de huelga tras comenzar el 30 de noviembre de 1989. Muere el 15 de mayo de 1990. Su muerte llevó a protestas en Vigo, Coruña, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Cádiz, Sevilla, Vitoria, Bilbao, Margen Izquierda, Donosti, Arrasate, Hernani, Orereta y Pamplona, saldándose estas con un herido grave por herida de bala. La RAF alemana dio el nombre de José Manuel Sevillano a uno de sus comandos más activos. Durante varios años, se ha venido realizando un homenaje en coincidencia con el aniversario de su fallecimiento en Marchena, su pueblo5 6

Presos políticos en Cubaeditar

Existen principios bioéticos que obligan al médico a respetar la decisión de una persona que ha decidido iniciar una huelga de hambre.

Por tanto, de ningún modo puede forzársele a ingerir alimentos, como hacen cotidianamente las autoridades norteamericanas en las cárceles y centros de tortura de Guantánamo, Abu Ghraib y Bagram, en violación de los derechos de los detenidos.

La medicina solo puede actuar cuando el paciente ha entrado en shock, fase en que como regla resulta tarde, pues el ser humano está en los límites de la supervivencia, lo que se llama punto de no retorno.

(...)Cuba, que ha demostrado con creces que tiene como divisa principal la vida y la dignidad del ser humano, no aceptará presiones ni chantajes.7
Periódico Granma Órgano Oficial del PCC

No existen evidencias de ningún tipo que avalen la afimación de que en Cuba los presos que hayan iniciado una huelga de hambre murieran por falta de atención médica; cabe destacar que únicamente existe información oficial por parte del gobierno cubano y que pretender que dicha información pueda ser imparcial es pecar de ingenuidad. Existen decenas de ejemplos documentados (fílmicos, testificales y materiales, que como ya se mencionó, son proporcionados por el propio gobierno) que prueban la actitud humanista de las autiridades penitenciarias cubanas desde el punto de vista médico, trato a la familia, trato al recluso y adecuada alimentación.

Continuadamente las supuestas organizaciones contrarrevolucionarias que el gobierno afirma son pagadas por agencias norteamericanas como la USAID y que operarían en territorio cubano, tratando, con un gran efecto mediático según informa el propio régimen, de alentar a supuestos presos comunes para que adopten posturas de chantaje a las autoridades penitenciarias utilizando como mecanismo la huelga de hambre. En contadas ocaciones esto ha costado la vida de los reos y costosísimas intervenciones medicas por parte del las autoridades cubanas, siempre según lo que informa el propio gobierno y su aparato de propaganda, incluyendo la reservación de órganos donados listos para transplante. El último de estos casos es el ¨Caso Zapata¨, considerado un mártir por los movimientos por la democracia.

Huelguistas Venezolanoseditar

Franklin Brito Rodríguez. Productor agropecuario de 49 años de edad, fallece el 30 de Agosto de 2010, en el Hospital Militar de Caracas, en donde había sido recluido en contra de su voluntad por órdenes expresas de la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez. Desde el 2 de julio de 2009, Brito habría realizado sucesivas huelgas de hambre como medida de presión para solicitar la entrega de sus tierras e indemnización para su familia debido a la expropiación de las mismas. La última la inició el 1 de marzo de 2010, con consecuencias fatales para su organismo. Al momento de su muerte pesaba 35 kilogramos, siendo un hombre de 1,90 metros de estatura.8

Francisco Alves Félix. Un empresario portugués que vive en Venezuela comenzó el domingo 5 de septiembre del 2010, una huelga de hambre para evitar la confiscación de bienes e instó al Gobierno portugués para que interceda con sus homólogos venezolanos por que se respeten sus derechos.9

"Me declaro en huelga de hambre y le pido al gobierno portugués para que interceda ante el gobierno venezolano, que cumplan con las leyes y la Constitución de Venezuela y de respetar la propiedad privada", dijo Francisco Alves Félix, reporta el Jornal de Noticias de Portugal.9

El empresario explicó que los funcionarios del Instituto Nacional de Tierras (INTI) quieren confiscar 2,7 hectáreas que son de su propiedad, ubicadas en una zona industrial del valle de la antigua Hacienda Mozanga en el estado Carabobo de Venezuela (200 kilómetros al oeste de Caracas). Sin embargo, el día miércoles 8 de septiembre del 2010 levantó la protesta tras una reunión que sostuvo con las autoridades locales que descartaron la posibilidad de confiscarle sus tierras.

"Tomé el compromiso con el señor ministro (de Agricultura) de terminar a partir de este momento la huelga de hambre", dijo el empresario Francisco Alves.10

Presos republicanos irlandeseseditar

Véase: Huelga de hambre de 1981 en Irlanda del Norte.

Presos de la RAF en Alemaniaeditar

Holger Meins, miembro militante de la Fracción del Ejercito Rojo muere el 9 de noviembre de 1974 a los 33 años, pesando tan sólo 45 kilos con 1,82 metros de estatura, en la prisión de Stuttgart-Stammheim. Meins fue obligado a ingerir alimentos por medio de una sonda nasogástrica, su muerte fue clasificada como "suicidio", esta provocó protestas e indignación a lo largo de toda Europa.

Véase tambiéneditar

Referenciaseditar

Enlaces externoseditar








Creative Commons License