José del Olmo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José del Olmo (Pastrana, Guadalajara, 1638 - Madrid, 1702) fue un arquitecto español. Fue el hermano menor del también arquitecto Manuel del Olmo, con el que tuvo una estrecha colaboración personal y profesional.1 El estilo de José se engloba dentro del Barroco. Su carrera estuvo ligada al éxito y caída del ministro de Carlos II Fernando de Valenzuela. Obtuvo el cargo de Aparejador de las obras reales primero y Maestro de Obras Reales posteriormente. Desde su posición en la Corte recibió encargos de la aristocracia, como los palacios del Duque de Segorbe y del Duque del Infantado.

Carreraeditar

De la mano de su hermano mayor aprende el oficio de la arquitectura, y se introduce en la Corte con el apoyo del Duque de Pastrana. En 1667, justo con el puesto de maestro arquitecto aprobado,2 una de las primeras obras arquitectónicas en las que interviene en Madrid es en el diseño y ejecución, junto a su hermano del Convento de las Comendadoras de Santiago junto con su iglesia; las obras finalizan en 1675. Se trata de uno de los pocos templos madrileños concebidos con planta centralizada; en este caso, una gran cruz griega con los extremos terminados en forma semicircular, que aporta gran dinamismo al espacio interior.

Atiende también a las reparaciones de los desperfectos causados por un incencio en el Monasterio de El Escorial;2 realiza el túmulo funerario para honrar la muerte de la emperatriz Claudia Margarita y en honor al trabajo realizado se le concede el título de Maestro de Obras Reales (a su muerte el cargo recayó sobre Teodoro de Ardemans). Se le encargaron obras de arquitectura efímera, como la dirección de la construcción en la Plaza Mayor de Madrid de las gradas del teatro que serviría para celebrar el auto de fe del año 1680.

Una de sus obras más conocidas es el diseño y ejecución del retablo de la Sagrada Forma de Gorkum, que preside la sacristía mayor del monasterio escurialense, y que constituye una de las obras maestras del Barroco español, tanto por los efectos escenográficos (se trata de un retablo con elementos móviles, a modo de transparente o expositor) como por su cuidada ejecución, con un gran cuadro central pintado por Claudio Coello.

Referenciaseditar

  1. Virginia Tovar Martín, (1983), Arquitectura madrileña del S. XVII: datos para su estudio, Instituto de Estudios Madrileños, Madrid
  2. a b Llaguno, E., y Cean Bermúdez, A., Noticias de los Arquitectos y Arquitectura de España desde su restauración. Madrid, s.a., ed. de Madrid, 1977, t. IV, págs. 78-79.







Creative Commons License