Lou Gehrig

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lou Gehrig
Gehrig cropped.jpg
Posición Primera base
Batea Izquierda
Lanza Izquierda
Primera aparición 25 de junio 1923 con New York Yankees
Última aparición 30 de abril 1939 con New York Yankees
Estadísticas
Home Runs 493
Promedio .340
Impulsadas 1995
Equipos
New York Yankees (1923 - 1939).

Henry Louis "Lou" Gehrig fue un beisbolista estadounidense nacido el 19 de junio de 1903 en Nueva York y fallecido el 2 de junio de 1941 en esta misma ciudad. Es conocido principalmente por el récord de 2.130 juegos consecutivos jugados que se mantuvo por 56 años y su trágico final debido a la enfermedad degenerativa que lleva su nombre; pero aparte de estos datos la figura de Gehrig acarrea una impecable carrera como bateador de poder, ser considerado el mejor primera base de la historia,1 ser el jugador más votado en la elección del mejor jugador del siglo XX,2 el sexto mejor según la revista Sporting News3 y por su personalidad simple de hombre de familia que se ganó la estima de los fans de los Yankees.

Inicioseditar

Lou Gehrig antes de entrar en los Yankees, en 1921 con la Universidad de Columbia.

Gehrig fue hijo de humildes padres inmigrantes alemanes. Ambos estaban aquejados de enfermedades, pues su padre sufría de epilepsia y su madre de debilidad pulmonar. El tesón de su progenitora le llevó a conseguir en 1921 una beca para su hijo, para estudiar Arquitectura y jugar fútbol americano en la Columbia University. Sin embargo, fue jugando al béisbol cuando Lou dio destellos de su habilidad, al lograr números relevantes como bateador.

Fue así como logró generar el interés de los Yankees y, apenas a cuatro días de su vigésimo cumpleaños, debutó en las Grandes Ligas como bateador emergente el 15 de junio de 1923. New York llegó a la Serie Mundial pero Gehrig no fue incluido en el roster. En 1925 sus números se incrementaron a un respetable 0,295 de average de bateo, 20 jonrones y 68 RBI. Precisamente, el 31 de mayo de ese año, comenzó su memorable racha de juegos consecutivos.

Su primera buena temporada fue en 1926. Alcanzó average de 0,313 (la primera de 12 años consecutivos en que bateó por encima de 0,300), 47 dobles y 20 triples, 16 cuadrangulares, y 112 carreras impulsadas. En 1926 alcanzó la Serie Mundial junto a los Yankees contra St. Louis. Él bateó para 0,348, pero Saint Louis se llevó el título.

Años de apogeoeditar

1927 fue el año memorable de los Yankees; de hecho, muchos lo consideran el mejor equipo en la historia de la franquicia. Gehrig, junto a Babe Ruth, se establecieron como una de las parejas de bateadores más temidas de todos los tiempos; sus propios números fueron por demás imponentes: 0,373 de bateo, 218 hits, 52 dobles, 20 triples, 47 cuadrangulares y 174 RBI. De paso obtuvo el reconocimiento de Jugador Más Valioso, pero no alcanzó a opacar la luminaria de Ruth y su récord de 60 cuadrangulares, y la del equipo en general, que se llevó la Serie Mundial en cuatro juegos frente a Pittsburgh Pirates. El equipo repitió el campeonato en el año siguiente. Ambos bateadores empataron en números de carreras impulsadas con 142.

La carrera de Gehrig nunca alcanzó el protagonismo de Ruth. Éste era el hombre espectáculo y el de las historias amenas tanto dentro como fuera del campo. Empero, en 1932 los Yankees lograron un nuevo título y ese año Gehrig bateó cuatro cuadrangulares en un solo juego. En ese tiempo su figura crecía en tanto que la de Ruth disminuía; la relación entre ellos se deterioró cuando en un hecho confuso hubo un mal comentario (versiones contrapuestas apuntan que fue la madre de Gehrig sobre la hija de Ruth, otros de Ruth hacia la madre de Lou). Ambos dejaron de hablarse y no lo hicieron hasta la despedida de Gehrig. Sus hazañas, sin embargo, no paraban. En 1934 logró la triple corona: primer lugar en bateo (0,363), carreras impulsadas (165) y cuadrangulares (49). Además logró su homerun número 300 y llegó a su juego consecutivo número 1.500.

Para los Yankees, el año 1936 trajo el arribo de una nueva estrella para el equipo: Joe DiMaggio. Nuevamente Gehrig estaría opacado por otro jugador acaparador de la atención pública, pero formaría otra pareja temible en el bateo como lo hizo con el Bambino. Esa temporada logró su segundo título de más cuadrangulares y consiguió el mayor número de carreras anotadas. Los Yankees lograron una Serie Mundial más, de las cuatro que conseguirían de manera consecutiva a partir de ese año; y Gehrig con otro reconocimiento de Jugador más valioso.

Dramático finaleditar

En 1938 sus números decayeron: por primera vez en 12 temporadas bateó debajo de .300 y acumuló 114 carreras impulsadas (en 12 años era la segunda vez que lo hacia por debajo de 150). Al final de ese año su fuerza había disminuido considerablemente; él mismo le había dicho a su esposa que la fuerza en sus piernas se había reducido desde que cumplió treinta años. En una visita al médico le fueron diagnosticados problemas en la vesícula. El año 1939 los fans de los Yankees vieron a un Gehrig irreconocible, pues participó apenas en ocho juegos, con un porcentaje de 0,143 bateo y donde, además, corría las bases con dificultad. Incluso, tras una jugada rutinaria, el lanzador y sus compañeros le felicitaron por el esfuerzo realizado. Esto marcó definitivamente su retiro.

El 2 de mayo, en la casa de los Detroit Tigers, Gehrig, como capitán del equipo, presentó el roster, en el cual no estaba incluido. El locutor del estadio dijo las siguientes palabras: "Damas y caballeros, ésta es la primera vez en 2.130 juegos consecutivos que el nombre de Lou Gehrig no aparecerá en la alineación." Los aficionados le brindaron entonces una ovación.

El 19 de junio, en la famosa Clínica Mayo, le fue confirmada su enfermedad: esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad por entonces aún poco conocida, que le disminuiría sus capacidades físicas. Le dieron un expectativa de vida de tres años, que no llegó a cumplir.

El 4 de julio de 1939 su institución le rindió homenaje: su número, el 4, fue retirado (la primera vez en la historia que se hizo esto), se le otorgaron placas y trofeos, y estuvieron presentes sus compañeros de la temporada de 1927. Cuando todos empezaban a marcharse, Gehrig tomó por sorpresa el micrófono y dijo estas famosas palabras: "Me considero el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra". El discurso completo es considerado uno de los hitos más emotivos en la historia del deporte de los Estados Unidos. El público del Yankee Stadium se conmovió por completo, y Babe Ruth se le acercó y le abrazó, finalizando su fría relación. Poco después, ese mismo año, ingresó en el Salón de la Fama del Béisbol.

Posteriormente se dedicó, junto al alcalde de Nueva York, a labores sociales en favor de chicos con problemas, hasta que el avance de la enfermedad le postró, muriendo el 2 de junio de 1941. Sus restos reposan en el Cementerio Kensico de la ciudad de Valhalla (condado de Winchester, estado de Nueva York),4 junto a los de su esposa, Eleanor T. Gehrig, que le sobrevivió hasta 1984. No tuvieron hijos.

Referenciaseditar

  1. en:Major League Baseball All-Time Team
  2. en:Major League Baseball All-Century Team
  3. en:Sporting news 100 greatest baseball players
  4. Biografía (en inglés) y fotos del monumento en Find a Grave.

Enlaces externoseditar








Creative Commons License