Microcrédito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un microcrédito es un crédito muy pequeño (de ahí la palabra "micro"="pequeño" y "crédito") destinado, originariamente, a personas empobrecidas de países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Para estas personas, la falta de avalistas, de empleo demostrable y la ausencia de un historial bancario les hace imposible el acceso a un crédito que permita mejorar sus condiciones de vida.

Característicaseditar

Un microcrédito no se destina únicamente a apoyar el espíritu emprendedor (o la necesidad de emprender como única salida) o a aliviar la pobreza, sino también en muchos casos a fortalecer a la mujer, mejorando así, por extensión, a comunidades enteras. La falta de empleo estable y demostrable de las mujeres les dificulta el cumplir con las condiciones que los prestamistas tradicionales exigen a la hora de conceder créditos, ya que gran parte de estas poblaciones son analfabetas, por tanto incapaces de cumplir con los trámites burocráticos asociados a estas gestiones.

En el año 2009 se estima que aproximadamente unos 74 millones de personas (hombres y mujeres) fueron beneficiarios de microcréditos, lo cual se traduce en un total de unos 38 billones de dólares. El Graameen Bank (creador de la iniciativa) informa que las tasas de éxito en la devolución de los microcréditos se sitúan entre el 95% y el 98%.

Los microcréditos forman parte de las microfinanzas, que proveen entre sus soluciones una amplia gama de servicios financieros, especialmente cuentas de ahorro, destinadas a las poblaciones pobres. Se considera que el concepto de microcrédito moderno fue creado por el Graameen Bank, fundado en Bangladesh en 1983. Tras él, muchos otros bancos tradicionales incorporaron el mismo servicio, a pesar de los recelos que este tipo de financiación despierta en la banca tradicional. Las Naciones Unidas declararon el año 2005 como el Año Internacional del Microcrédito. El microcrédito es a día de hoy muy utilizado para el desarrollo de países pobres y es considerado como "una herramienta de enorme potencial en la ayuda para la erradicación de la pobreza"

Voces críticas alegan, sin embargo, que los microcréditos no tienen un impacto positivo en las relaciones de género y que no alivian la pobreza, ya que conducen a muchos prestatarios a una "deuda trampa" y constituyen una "privatización del bienestar".

La primera estadística de evaluación del microcrédito, llevada a cabo por Esther Duflo y otros, deja ver resultados contradictorios: no tiene efecto alguno en los gastos de la unidad familiar, en igualdad, ni en ítems como educación o salud, pero sin embargo el número de negocios aumenta en 1/3 en comparación al grupo de control. El Profesor Dean Karlan de la Universidad de Yale dice que pese a que el microcrédito genera beneficios, no es la panacea que estaba destinado a ser. Propone facilitar también a las poblaciones empobrecidas un acceso fácil a cuentas de ahorro.

Historia y desarrollo del microcrédito modernoeditar

Quien comenzó su lucha contra la pobreza en 1974 durante la hambruna que padeció la población de su tierra natal, Bangladés, uno de los países más pobres del planeta fue Muhammad Yunus, que descubrió que cada pequeño préstamo podía producir un cambio sustancial en la posibilidades de alguien sin otros recursos para sobrevivir. El primer préstamo que dio fueron 27 dólares de su propio bolsillo para sacar de una situación desesperante a un grupo de 42 aldeanos que eran víctimas de la explotación por parte de usureros. El primer caso que impulsó a Yunus a prestar dinero a los pobres fue el de una mujer que hacía muebles de bambú,que por no disponer de un dólar y medio para comprar el bambú era víctima de los explotadores. A través de esta actividad, la mujer podía sustentarse a sí misma y a su familia. Sin embargo, los bancos tradicionales no estaban interesados en hacer este tipo de préstamos, porque consideraban que había un alto riesgo de no conseguir la devolución del dinero prestado.

En 1976, Yunus fundó el Banco Grameen para hacer préstamos a los más necesitados en Bangladés. Desde entonces, el Banco Grameen ha distribuido más de tres mil millones de dólares en préstamos a 2,4 millones de prestatarios. Para asegurarse la devolución de los préstamos, el banco usa un sistema de "grupos de solidaridad"; pequeños grupos informales que solicitan préstamos en conjunto y cuyos miembros actúan para garantizar la devolución del préstamo y se apoyan los unos a los otros en el esfuerzo de mejorar económicamente. Según el proyecto ha ido creciendo, el Banco Grameen ha desarrollado otros sistemas alternativos de crédito para servir a los necesitados. Además de los microcréditos, ofrece préstamos para la vivienda, así como financiación para proyectos de riego, textiles, pesca y otras actividades.

A mediados de los 70s, los primeros organismos que comenzaron a dar o a organizar microcréditos fueron ONG. A principio de los 80s estos organismos comenzaron a ver frutos de este proceso, muchos de ellos comenzaron a darse cuenta de que este esfuerzo podría ser sostenible porque la recuperación de cartera (deudas) era casi perfecta. A partir de que estas organizaciones encuentran el punto de equilibrio (suficientes microcréditos para pagar los costos fijos) el crecimiento de estos programas explota.

En los 70s el modelo era sostenido a través de donaciones de filántropos alrededor del mundo y la coordinación era a través de ONGs. En los 80s el modelo cambió un poco; las ONG crearon alianzas estratégicas con bancos locales para que estos proporcionasen el financiamiento mientras que ellos proporcionarían las garantías y la coordinación de los recursos. A partir de los 90s este último modelo también evolucionó. Los bancos involucrados en el proceso se dieron cuenta que era un negocio rentable y comenzaron a desarrollar mecanismos para servir este mercado.

Situación actualeditar

El éxito del modelo Grameen ha inspirado esfuerzos similares en otros países en vías de desarrollo e incluso en países industrializados como los Estados Unidos de América. Muchos, aunque no todos los proyectos de microcréditos, emulan el énfasis de Dr. Muhammad Yunus en que las prestatarias sean mujeres. Casi el 95 por ciento de los préstamos del Banco Grameen se han otorgado a mujeres, que sufren de forma más pronunciada la pobreza y que, en buena medida, es más probable que reviertan sus ganancias para servir las necesidades de toda la familia.

El Banco Mundial estima que existen unas 7.000 instituciones microfinancieras, sirviendo a unos 16 millones de pobres en países en desarrollo. En noviembre de 2002, más de 2000 delegados de 100 países se congregaron en la Cumbre del Microcrédito en Nueva York, donde se marcaron el objetivo de llegar en el 2005 a 100 millones de prestatarios de las familias más pobres del mundo, con créditos para el autoempleo y otros servicios financieros y de negocios. Este objetivo ha obtenido el apoyo de instituciones financieras de gran envergadura y de importantes líderes internacionales. El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas proclamó el 2005 como el Año Internacional del Microcrédito. En el año 2006 se le concedió el premio nobel de la Paz a Muhammad Yunus por la creación de estos microcréditos .

No obstante, el movimiento del microcrédito ha recibido ciertas críticas de quienes piensan que algunos programas de préstamo solicitan intereses demasiado elevados. Además, existe la preocupación de que los fondos que se usen para microcréditos se deriven de otros fondos necesarios como la sanidad, programas de abastecimiento de agua, o educativos. Los créditos pueden permitir a pobres mejorar su situación, pero estos préstamos no eliminan otras necesidades básicas sociales en infraestructuras y servicios. Otros inconvenientes que se han criticado a los microcréditos son la incapacidad de ayudar a los más pobres de entre los pobres o la dependencia que se genera hacia los microcréditos.

Los pasos para el otorgamiento son los siguientes, primero el llenado de una solicitud con datos generales, datos del negocio, ubicación del domicilio y negocio con llenado del croquis del domicilio y del negocio después la visita al negocio , el análisis de liquides (ingresos y egresos y llenado de buro de crédito además de la firma del contrato especificando garantía monto avales, fechas de pago inicio de crédito y finalización y todo en original y copia.

Latinoaméricaeditar

En Latinoamérica existe un sin número de entidades dedicadas al microcrédito. Inclusive en Colombia existen varias organizaciones involucradas en este tema (Cooperativa Emprender, Finamérica, Fundación Santo Domingo, etc). No existen mecanismos para promocionarlos.

Estas son organizaciones que dan préstamos a individuos de bajos recursos económicos o por debajo de la línea de pobreza. La razón por la que este tipo de organizaciones han florecido en Latinoamérica es por sus altos niveles de rentabilidad que hacen que sea una operación sostenible. No solamente ONG están involucradas en esto sino también bancos convencionales. En países como Bolivia (BancoSol, Banco Fortaleza, PRODEM, Banco FIE, Banco Los Andes, ECOFUTURO, Fassil FFP entre otros), Ecuador y Perú, bancos convencionales (Banco Solidario y Mibanco) han logrado expandirse en el país a través de un modelo de negocio que presta servicios a la población de bajos recursos.

Polémicaeditar

A pesar de los éxitos del sistema de microcréditos, se han realizado algunas críticas al mismo, que se resumen en las siguientes:

  • Sus principales beneficiarios no son los más pobres, vulnerables y excluidos en los países en desarrollo.
  • La idea matriz sobre la que se cimientan los microcréditos –los pobres pueden gastar indefinidamente más de lo que tienen- genera una falsa comprensión de las verdaderas causas de los desequilibrios sociales y económicos en el mundo y la manera de abordarlos, pero también de la arquitectura institucional global instaurada para entender y afrontar estos problemas humanos.
  • El discurso emergente de los microcréditos se basa en la idea de que es el mercado bancario el que se tiene que encargar de la pobreza.
  • Sería una manera de privatizar la pobreza.
  • Encubran las verdaderas causas de la pobreza y el subdesarrollo y convierten a los pobres en responsables últimos y directos de sus situación.
  • Son un arma eficaz para desmantelar el compromiso político y ético que tenemos.
  • Sirven para desactivar las políticas de cooperación internacional transformándolas en políticas de bancarización y convirtiendo la pobreza en deuda eterna.
  • La transformación de pobreza en deuda, defendida por los partidarios de los microcréditos, se apoya en un darwinismo social según el cual aquellos que estén en situación más precaria y vulnerable lo están porque no han querido o podido endeudarse.
  • El endeudamiento hace mucho más vulnerables a quienes menos tienen.
  • Dicen que los microcréditos son tan buenos que su morosidad es bajísima, lo que demuestra que los pobres siempre pagan. Con esta tesis se les exigen unos valores morales muy superiores a los del resto de la población mientras que a los no pobres se les permite no ser tan buenos pagadores.
  • Además, el propio Grameen Bank, que declara una tasa de devolución del 98% en sus informes, cuenta con otros informes que la morosidad es del 25%… hasta el punto de imponer seguros sobre los familiares de los endeudados para que, en caso de fallecimiento, sean los dolientes quienes asuman el pago de los créditos contraídos.
  • El argumento de que los microcréditos convierten a los pobres en responsables de su propio desarrollos los convierte a su vez en culpables de su supervivencia, anulando el papel de los Estados, gobiernos y comunidad internacional.

América del Sur es un referente mundial de las microfinanzas, en especial los países de Bolivia y Perú, quienes son los destacados en este sector, presentando niveles de rentabilidad, eficiencia, solvencia, etc. Las principales instituciones de promoción del microcrédito esta a cargo ONG como Acción Internacional, Fundación Magdala y Planet Finance, las cuales se caracterizan por la acumulación de experiencias de expertos de todo el mundo.

Crítica desde los medios de comunicacióneditar

El documental Microcréditos (una producción danesa), del programa televisivo Documentos TV, desveló en julio de 2011 que en realidad las prácticas de los microcréditos no habían ayudado jamás a ninguna comunidad, debido al incremento constante de la usura que los prestamistas tendían a generar al apreciar que obtenían beneficios de una manera sencilla. El documental provocó la expulsión del premio Nóbel de la Paz Muhammad Yunus, fundador de la institución que inventó el sistema.

La periodista María Rubio, en su artículo “El dogma de los microcréditos”,1 se atreve a lanzar un ataque directo contra la opinión pública, con párrafos como éste, en un artículo que, aunque breve, se antoja muy útil como contrapunto al ciego halago al microcrédito: “El microcrédito es hoy día un dogma de fe para la opinión pública y, por tanto, incuestionable, más aún contando con el fervoroso apoyo de las instituciones financieras internacionales, de las ONG y de la bienintencionada sociedad civil (…) Sin embargo, la realidad y los análisis más serios desmienten la panacea”. Rubio asegura que la sociedad ha cedido la responsabilidad de erradicar la pobreza a un sistema financiero que parece imponer el endeudamiento y la mentalidad empresarial al pobre como única salida; pero, como bien asegura la autora, “la justicia social siempre estuvo lejos de los bancos”.

Para continuar descubriendo la cara b del microcrédito, el diario Público publica un extenso trabajo de Ana Requena bajo el título “Los microcréditos, un instrumento en entredicho2 que cuestiona la eficacia de esta herramienta tan celebrada. Su autora expone las dudas actuales sobre este método, no sólo por la polémica que rodea en los últimos meses al Banco Grameen y a su fundador, sino por las críticas de expertos que cuestionan su utilidad y que han sacado a la luz algunos efectos perversos de su utilización masiva. Por ejemplo, el profesor universitario Carlos Gil acusa a los microcréditos de "bancarizar la pobreza" y "extender el capitalismo" al sector de los pobres, así como denuncia que la satisfacción de unos mínimos vitales no debe estar sometida al acceso al crédito; añade, además, que el microcrédito es una estrategia para desviar la atención de la opinión pública de los verdaderos responsables de la consagración de la pobreza y de las políticas económicas, sociales y legislativas requeridas por un problema terrible de escala mundial.

Carlos Gil es autor del estudio “Diez tesis sobre microcréditos”,3 que se opone tangencialmente a alabar las supuestas bondades del microcrédito como adalid de la lucha contra la pobreza, y donde expone una serie de argumentos muy significativos para el debate sobre las microfinanzas. Estas son las diez tesis aceptadas por la opinión pública sobre los microcréditos y que Gil cuestiona en su trabajo:

  1. Los microcréditos son uno de los mejores instrumentos para combatir la pobreza.
  2. Los microcréditos son capaces de garantizar a las capas más desfavorecidas invertir en su propio desarrollo.
  3. Los microcréditos sacan de la extrema pobreza.
  4. Los microcréditos son muy positivos porque sus solicitantes son fundamentalmente mujeres.
  5. Los microcréditos son tan buenos que su morosidad es bajísima, demostrando con ello que los pobres siempre pagan.
  6. Los microcréditos convierten a los pobres en responsables de su propio desarrollo.
  7. Los microcréditos elevan automáticamente la dignidad de quienes los solicitan.
  8. Los microcréditos y el acceso a los mismos deben ser un derecho humano básico.
  9. Los microcréditos constituyen el mejor instrumento de la cooperación internacional y son una herramienta que ha revolucionado la ayuda al desarrollo.
  10. El acceso al microcrédito debe ser una de las prioridades para alcanzar el logro de los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

Vale mencionar, que todas estas opiniones vienen más de una economía normativa de visión conservadora con respecto al neoliberalismo.

Para más información ver el artículo de Carlos Gómez Gil Microcréditos

Véase tambiéneditar

Referenciaseditar

  1. «El dogma de los microcréditos» (29 de agosto de 2006). Consultado el 25 de junio de 2012.
  2. «Los microcréditos, un instrumento en entredicho» (24 de abril de 2011). Consultado el 25 de junio de 2012.
  3. Diez tesis cuestionables sobre los microcréditos - Pueblos

Enlaces externoseditar








Creative Commons License