Muawiya ibn Abi Sufyan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Muawiyya I
Califa
Información personal
Nombre secular Muawiya ibn Abi Sufyan
Reinado 661-680
Nacimiento c.600
Fallecimiento 680
Predecesor Califato Ortodoxo
Sucesor Yazid I
Familia
Dinastía Omeya
Padre Abu Safyan ibn Harb
Madre Hind bint Utbah

Mu‘āwīyah ibn Abī Sufyān (del árabe معاوية بن أبي سفيان, 602 d. C - 680 d. C.) también conocido como Muawiya Inota 1 y que inaugura la dinastía Omeya, fue uno de los protagonistas de la batalla de Siffín (julio, 657 d. C.) junto con Ali ibn Abi Talib. Gobernador de Siria desde tiempos del califa Umar ibn al-Jattab, se hizo con el poder en el 661 dando lugar a un Estado árabe-sirio. Debido a su oposición al califa Alí, ha sido odiado y rechazado por los seguidores de éste, los chiíes.

Biografíaeditar

Vidaeditar

Muawiya ibn Abi Sufyan nació en torno al año 600 d. C. en el seno de un clan poderoso (Banu Abd Shams) dentro de la tribu de los Quraysh (véase Coraix). Su padre, Abu Sufyan ibn Harb, y su madre, Hind bint Utbah, eran unos de los miembros más importantes del clan, que en un principio se opusieron a Mahoma, primo tercero de Abu Sufyan, cuando él estaba predicando su nueva fe en La Meca, provocando la Hégira. Finalmente el Profeta consiguió con paciencia y perdonando a sus atacantes, convirtiéndose la familia al islam. Muawiya, junto con otros muchos árabes del momento, se alistó en el ejército para llevar a cabo la expansión del islam. Su abuelo paterno Jattab ibn Umayyah fue hijo de Ummayah idn Abd Shams, nieto de Abd Shams ibn Abd Manaf y bisnieto de Abd Manaf.

Gobernador de Siriaeditar

Tras la muerte de Yazid en el 640 d. C., Muawiya fue designado gobernador de Siria por el califa Umar ibn al-Jattab y poco a poco fue ganando poder sobre otros territorios sirios gracias a la lealtad de sus tropas y la gente de la región. Hacia el 647 d. C., Muawiya había constituido un ejército capaz de soportar un ataque bizantino, por lo que en los años venideros, formó parte de la ofensiva realizada contra Bizancio, por la cual se consiguió tomar Chipre (649) y Rodas (654), así como la derrota devastadora de las tropas bizantinas frente a las costas de Lycia (655). Al mismo tiempo estaban teniendo lugar las incursiones periódicas por tierra en Anatolia.

Todas estas campañas tuvieron un alto en el camino tras el ascenso de Alí al califato, pero ahora es cuando tiene lugar una nueva y decisiva fase en la carrera de Muawiya hacia el poder.

Conflicto con Alíeditar

Como pariente, sobrino del califa asesinado Uthman ibn Affan, Muawiya sintió deseos de venganza, ante la pasividad de Alí en castigar a los asesinos. Por ello, el nuevo califa fue considerado cómplice, negándose a reconocerle como tal. Sin embargo, no participó en la rebelión de Aisha (la viuda del profeta), Talha y Zubayr ibn al-Awwam quienes se enfrentaron a Alí en la Batalla del Camello. El califa salió victorioso y perdonó a Aisha, que fue escoltada hasta Medina y alojada en una pensión.

Tras ello, Alí se instaló en Irak pero los parientes de Otmán decidieron vengar al difunto persiguiendo a sus asesinos correspondiendo a ese deber Muawiya. La confrontación tuvo lugar sobre la orilla derecha del Eufrates, dando lugar a la batalla de Siffín.

El asesinato de Alí por parte de un jariyí hizo que Muawiya extendiese su poder desde Egipto y Siria hasta hacerse con el califato, tras llegar a un acuerdo con Hasan (hijo de Alí) quien se retiró a Medina.

El Califato Omeyaeditar

La mezquita de Damasco, construida durante el mandato de Muawiya.

Tras su ascenso y proclamación como califa, Muawiya tuvo que hacer frente al gobierno de un Califato que se extendía desde Egipto por el Oeste hasta Irán por el Este, fortaleciendo el poder de sus aliados en los territorios árabes recientemente conquistados. La primera medida que llevó a cabo fue la de establecer una nueva sede dentro del califato, y ésta recayó sobre Damasco, en su tierra natal Siria.

Así mismo, se establece el poder personal del califa y de su capacidad de acción, por lo que ha de rodearse de personas de confianza y de elegidos, de la mayor fastuosidad, con la intención de imitar a los emperadores persas y bizantinos. Este planteamiento lleva a la construcción de palacios, mezquitas (Damasco, Jerusalén). Esta política no es vista con buenos ojos por algunos grupos religiosos, sobre todo por los más piadosos, que lo acusan de falta de fe.

Continúa la tradición de los consejos, aunque ahora surgen con un fuerte rasgo tribal. No solo el califa se rodea de ellos sino que los jefes territoriales también. Del mismo modo, Muawiya crea dos diwan, que le ayudan en la centralización del Califato: el Diwan al-Khatam o "Cancillería" y el Barid o "Servicio Postal”, que mejoraron las comunicaciones dentro del califato.

Con el designio de disponer libremente de su sucesión y aprovechando el juramento de fidelidad (bay´a), Muawiya pretende que los notables den lealtad a su hijo Yazid, llamado a ser su heredero. Esto acentúa su poder pero también las críticas, y así el califato omeya deja atrás la tradición.

Muawiya prosiguió con la política de expansión de sus antecesores, los califas ortodoxos. En Occidente intentó hacerse con Sicilia y el norte de África. En Oriente, se inmiscuyó en Asia central, tomando las ciudades de Kabul (en la actual Afganistán), Bujará y Samarcanda (en Uzbekistán); en el Asia Menor penetraron en Esmirna (actual Turquía). Durante un tiempo intentó conquistar Constantinopla, sin poder lograrlo pues la situación contemporánea no permitía un sitio de tal magnitud. Debido a ello, Muawiya aceptó un tratado de paz con los bizantinos.

Finalmente, su mandato concluyó tras su muerte en el 680 d. C., sucediéndole su hijo Yazid I.

Véase tambiéneditar

Notaseditar

  1. En algunos libros de texto y consulta se le conoce también como Mu-Awiya, Muhawiya, o Moavia

Bibliografíaeditar

Libroseditar

  • LEWIS, B., Los árabes en la Historia, Barcelona, 1996.
  • SOURDEL, D., Historia de los árabes, México, Fondo de cultura Económica, 1989.

Webseditar








Creative Commons License