Pulgarcito (cuento de Perrault)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pulgarcito
Poucet9.jpg
Ilustración de Gustave Doré
Autor Charles Perrault
Género Cuento
Subgénero Cuento de hadas, Literatura infantil
País Flag of France.svg Francia

Pulgarcito (Le Petit Poucet) es un cuento de hadas escrito por Charles Perrault.

Sinopsiseditar

Der kleine Daumling (1).jpg

Pulgarcito era un niño que había nacido tan pequeño como un pulgar. Era el menor de los 7 hijos de un leñador y una leñadora, tan pobres que se vieron obligados a abandonar a sus hijos en el bosque. Llegado el momento, Pulgarcito, que había oído el plan de sus padres, fue dejando caer piedras blancas por el camino y así, él y sus hermanos, pudieron volver a su casa justo cuando un golpe de suerte había mejorado la economía de sus padres. Esta racha de buena suerte duró poco y los padres de Pulgarcito se vieron obligados a abandonar una vez más a sus hijos. Esta vez Pulgarcito fue arrojando migas de pan en lugar de piedras pero los pájaros se las comieron y no fue capaz de encontrar el camino, así que se vieron obligados a dar vueltas por el bosque hasta llegar a una casa que resultó ser la de un ogro, aficionado a comer niños, que vivía con su mujer y sus siete hijas. El ogro, al descubrir a los niños, quiso comérselos, pero la mujer le convenció para alojarlos y así guardarlos para cuando escasease la comida. Pulgarcito aprovechó la noche para cambiar su gorro y el de sus hermanos por las coronas de las hijas del ogro y así fueron éstas las que, mientras dormían, murieron a manos de su propio padre a la mañana siguiente. Así Pulgarcito y sus hermanos pudieron huir. Cuando el ogro advirtió lo que había sucedido persiguió a los niños calzando sus botas de siete leguas, llamadas así porque esa era la distancia que le permitían abarcar con cada zancada. El ogro buscó a los niños durante tanto rato que acabó agotado y se echó a dormir sin saber que Pulgarcito lo vigilaba. Éste le robó las botas y las usó para llegar hasta el palacio del rey y ponerse a su servicio como mensajero, lo que le hizo enriquecerse de tal modo que ni él ni su familia volvieron a pasar hambre.

Véase tambiéneditar

Enlaces externoseditar








Creative Commons License