Teodorico el Grande

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Teodorico el Grande
Rey de los Ostrogodos y del Reino ostrogodo de Italia
Theodorich Ostrogot.jpg
Rey de Italia
493 – 526
Predecesor Odoacro
Sucesor Atalarico
Rey de los visigodos (regente)
511 – 526
Predecesor Gesaleico
Sucesor Amalarico
Información personal
Otros títulos Rey de los ostrogodos
Reinado 474 – 526
Nacimiento Finales de 454 o inicios de 455
Dacia
Fallecimiento 26 de agosto de 526
(71 años)
Rávena
Predecesor Teodomiro
Sucesor Atalarico
Familia
Dinastía Amalos
Padre Teodomiro
Madre Erelieva Eusebia Erchiva Crelieva

Teodorico el Grande (Dacia, 454Rávena, 26 de agosto de 526), también conocido como Teodorico el Amalo, fue un rey de los ostrogodos (474526).

Biografíaeditar

Hijo del caudillo ostrogodo Teodomiro, del linaje de los Amalos y de Erelieva Eusebia, a los ocho años fue enviado por su padre como rehén a la ciudad de Constantinopla (actual Estambul), siendo un niño (462). Allí recibió una educación basada en la cultura grecolatina. Sucedió en 474 a su padre como líder de los ostrogodos.

Fue nombrado patricio y magister militum por el augusto Zenón, emperador de Oriente. Éste le cedió en 488 el gobierno de Italia con la condición de vencer a Odoacro, rey de los hérulos que había depuesto a Rómulo Augústulo, último emperador romano de Occidente (476), Teodorico buscaba nuevas tierras para su pueblo, por eso pactó con Roma. Teodorico penetró en la península Itálica al frente de su pueblo, cuyo número se estima en unas cien mil personas, y consiguió ocupar Rávena, tras simular un pacto con Odoacro para seguidamente, durante los festejos, apuñalarlo. (493).

Se proclamó rey de Italia (494), fijando su residencia en Rávena, y fue reconocido como rex Italiam por el augusto Anastasio, emperador de Oriente, en 497, a quien debía una teórica sumisión, aunque a pesar de su condición de federado del Imperio romano de Oriente, ayudó o atacó al Imperio según su conveniencia. Mantuvo las diferencias entre los ostrogodos, de religión arriana, que retuvieron el poder militar, y los romanos, católicos, que concentraron el poder civil, dentro de un difícil equilibrio. Teodorico se consideraba heredero del mundo romano y por ello respetó las instituciones imperiales rodeándose de consejeros latinos, como Boecio y Casiodoro.

Deseaba crear un imperio germánico de Occidente, heredero del romano, que englobase a francos, vándalos, visigodos y ostrogodos. Con este objetivo, realizó una hábil política de alianzas matrimoniales entre su familia y los reyes de los otros pueblos germánicos, que, si bien no llegaría a materializar su sueño, lo convirtió en el principal soberano occidental de su época.

En 511 intervino de forma decisiva en la resolución de la crisis de la monarquía visigoda, abierta a raíz de la muerte de Alarico II en la batalla de Vouillé (507), en la que fue derrotado por los francos. Depuso a Gesaleico, hijo ilegítimo de Alarico II (elegido por los nobles en el mismo campo de batalla de Vouillé después de la muerte de su padre), y coronó a su nieto Amalarico, hijo de Alarico II y de su hija Tindigota. Asumió el gobierno del reino visigodo como tutor de su nieto, a quien colocó bajo la protección de Teudis, uno de sus generales. La regencia se mantuvo hasta la muerte del monarca ostrogodo (526), cuando Amalarico pudo gobernar libremente a su pueblo.

Favoreció el desarrollo de la agricultura y del comercio. Hizo de Rávena, su capital, un destacado centro artístico y cultural fomentando el cultivo de las artes y las letras. Permitió la coexistencia del catolicismo y del arrianismo durante la mayor parte de su reinado, pero esta tolerancia finalizó en los últimos años de su vida, debido a los enfrentamientos con el Papado y con el Imperio bizantino, que lo llevaron a encerrar y decapitar a su consejero Boecio (524) y a encarcelar al papa Juan I.

Dejó como sucesor a su nieto Atalarico, hijo de su hija Amalasunta, falleciendo el 26 de agosto del 526, sucumbió a los efectos de la amarga convicción de que su política conciliadora había fracasado. El estallido de una guerra civil permitió al emperador Justiniano convertir a Italia en una nueva provincia bizantina y dispersar a los ostrogodos, que desaparecieron como pueblo (555).

Véase tambiéneditar

Bibliografíaeditar

Enlaces externoseditar


Predecesor:
Teodomiro
Rey de los Ostrogodos
474526
Sucesor:
Atalarico
Predecesor:
Odoacro
Rey de Italia
493526
Sucesor:
Atalarico
Predecesor:
Gesaleico
Rey de los Visigodos (como regente)
511526
Sucesor:
Amalarico








Creative Commons License